Prevención de la desnutrición crónica en Guatemala
Source: Flickr: breadfortheworld
Share

El gobierno de Guatemala ha presentado el documento oficial en donde presenta la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica en la niñez. La estrategia fue desarrollada con el fin de cumplir con el objetivo del gobierno actual de reducir la desnutrición crónica de los niños menores de dos años en 10 por ciento al 2019, priorizando la niñez indígena y rural. Para el diseño de la Estrategia, se tomaron en cuenta elementos experiencias internacionales positivas y los resultados de la evaluación de impacto del Plan del Pacto Hambre Cero, realizada por IFPRI.

De acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (ENSMI), la desnutrición crónica en Guatemala ha disminuido 17 por ciento en los últimos 50 años pasando de 63.5 por ciento en 1966 a 46.5 por ciento en 2015. El nivel de desnutrición actual se concentra principalmente en el área rural, en donde el 53 por ciento de los niños menores de cinco años tiene problemas de desnutrición, y en las regiones Noroccidente (68,2 por ciento) Suroccidente (51.9 por ciento) y Norte (50 por ciento). Se observa también que la desnutrición es mayor en los niños de etnicidad indígena (58 por ciento) y en los niños cuyas madres no ha recibido algún tipo de educación (67 por ciento).

Cuando se contrasta la prevalencia de desnutrición crónica con el nivel de ingreso, se encuentra que incluso en el quintil más rico existe una prevalencia de desnutrición del 17 por ciento, mientras que en el quintil más pobre la desnutrición llega a ser del 66 por ciento. Además de la desnutrición, la prevalencia de a anemia en la niñez menor de cinco años es de 25 por ciento y en las mujeres de 15 a 49 años de 10.6 por ciento. Además, el más reciente estudio de deficiencia de nutrientes realizado en 2010, encontró que el 34.9 por ciento de los niños menores de 5 años presentaron deficiencia de zinc, 26.3 porciento tenían deficiencia de hierro y 12.9 por ciento tenían deficiencia de vitamina B12.

Así las cosas, la estrategia tiene como meta que al año 2019 la desnutrición crónica en niños y niñas menores de dos años llegue a ser de 31 por ciento. Para obtener dicho objetivo se establecieron las siguientes estrategias: I) diseñar y ejecutar una estrategia de cambio de comportamiento utilizando diversas metodologías con pertinencia cultural; II) reorganizar y fortalecer el Primer Nivel de Atención de salud (PNA); III) ampliar la cobertura y mejorar la calidad de agua y saneamiento garantizando el agua potable; IV) mejorar la disponibilidad y acceso a alimentos de alta calidad nutricional para el grupo priorizado; V) mejorar los ingresos y la economía familiar de los grupos priorizados a través de estrategias para la generación de ingreso; VI) implementar efectivamente la gobernanza y fortalecer la coordinación interinstitucional entre el nivel central y local; y VII) sistematizar el monitoreo y evaluación para la toma de decisiones en base a indicadores de proceso y resultados.

La población priorizada incluye a los niños menores de dos años con sus madres y las mujeres embarazadas. En total se pretende beneficiar a 1’515.530 mujeres y 401.887 niños. La Estrategia se ejecutará en dos fases durante 2016 y 2017: en la primera se impactará un total de 82 municipios de los departamentos de Alta Verapaz, Huehuetenango, Quiché y Chiquimula; y la segunda fase se llevará a cabo durante 2018 y 2019 en 57 municipios de San Marcos, Totonicapán y Sololá

En cada uno de los municipios a intervenir se intensificará la ejecución de medidas enfocadas al mejoramiento de la desnutrición crónica, la deficiencia de micronutrientes y el mejoramiento de la nutrición materno-infantil. Las intervenciones se proporcionarán a nivel familia y cada una de estas será beneficiaria de mínimo cinco intervenciones. Vale la pena mencionar que la distribución de los beneficios se realizará por medio de un registro nominal de participantes con el fin de garantizar un seguimiento adecuado de los avances.

Para garantizar la consecución del objetivo de la estrategia, se creó la Comisión Presidencial para la Reducción de la Desnutrición Crónica que, en compañía de los demás ministerios del gobierno, serán los responsables de acuerdo a sus competencias y capacidades de la ejecución de la estrategia. Por último, se menciona que el presupuesto para la estrategia se encuentra incluido en los planes operativos anuales de las instituciones gubernamentales mencionadas anteriormente y además se contará con apoyo financiero de la cooperación internacional.

Escrito por: Juan Carlos Mora Betancourt.

Crédito de la foto:Flickr: breadfortheworld