Mapeo de políticas para la SAN en Latinoamérica
Source: Flickr, Consuelo
Share

La Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) public√≥ en 2014 el Plan de Implementaci√≥n Comprehensiva sobre Nutrici√≥n Materna, del Lactante y Ni√Īo peque√Īo (CIP). En la publicaci√≥n, se delinearon las acciones prioritarias a implementarse conjuntamente por pa√≠ses miembros y socios colaboradores para alcanzar ciertas metas para el a√Īo 2025. Las seis metas incluyen: reducir un 40 por ciento el n√ļmero global de ni√Īos que presentan retraso en el crecimiento; la reducci√≥n en un 50 por ciento de los casos de anemia en mujeres en edad reproductiva; la reducci√≥n en un 30 por ciento de los nacimientos con bajo peso; cero aumento en los casos de obesidad infantil; aumentar la tasa de lactancia exclusiva en los primeros seis meses de edad en un 50 por ciento por lo menos; reducir y mantener la emaciaci√≥n infantil en menos de un 5 por ciento de los menores de 5 a√Īos.

Investigadores de la Organizaci√≥n Panamericana de la Salud han publicado un art√≠culo realizando un mapeo de las pol√≠ticas llevadas a cabo en sectores relevantes a la nutrici√≥n para hacer seguimiento del CIP en 18 pa√≠ses latinoamericanos. Entre los pa√≠ses incluidos en el estudio se encuentran El Salvador, Guatemala y Honduras que forman el resumen que sigue. Existen ciertas problem√°ticas comunes en la regi√≥n, si bien existen esfuerzos de largo plazo en la lucha contra la desnutrici√≥n cr√≥nica y aguda. Como las problemas de la anemia y deficiencias en iodo y vitamina A, en los √ļltimos a√Īos la obesidad y el sobre peso han alcanzado proporciones epid√©micas. Esto se conoce como la doble carga de la malnutrici√≥n, cuando coexisten la desnutrici√≥n y deficiencias de micronutrientes con la obesidad, a nivel nacional, local, familiar y hasta en el mismo individuo.

Los autores llevaron a cabo una b√ļsqueda exhaustiva a trav√©s de internet de todo tipo de pol√≠ticas relacionadas con la nutrici√≥n, definidas como cualquier pol√≠tica gubernamental, legislaci√≥n, reglamentaci√≥n, estrategias, planes, normas cl√≠nicas, directrices cl√≠nicas, relacionadas directa o indirectamente con la nutrici√≥n, seguridad alimentaria o seguridad alimentaria y nutricional. Adem√°s, tambi√©n incluyeron pol√≠ticas sectoriales, es decir, aquellas relacionadas con la agricultura, alimentaci√≥n, nutrici√≥n materno-infantil, salud, educaci√≥n, actividad f√≠sica e intervenciones sensibles a la nutrici√≥n en el desarrollo, reducci√≥n de la pobreza y protecci√≥n social. Los documentos se obtuvieron a trav√©s de los ministerios de salud, educaci√≥n, agricultura, trabajo y desarrollo, cada congreso nacional y otras agencias gubernamentales. La b√ļsqueda se hizo entre septiembre de 2014 y junio de 2015 para Centroam√©rica.

Luego se alinearon los resultados basados en las metas delineadas por el CIP, y se realiz√≥ un an√°lisis de redes. . Las actividades se agruparon de acuerdo a l√≠neas de prioridades de acci√≥n del CIP alrededor de las metas originales. La primera l√≠nea de prioridad de acci√≥n es la creaci√≥n de un entorno propicio para la aplicaci√≥n de pol√≠ticas globales de alimentaci√≥n y nutrici√≥n, cuales fueron: reconocer el derecho a la alimentaci√≥n; pol√≠ticas especiales para la desnutrici√≥n (la √ļnica que difieren, dado que El Salvador no tiene ninguna); pol√≠ticas para la higiene alimenticia; mecanismos legislativos e intersectoriales para implementar pol√≠ticas de la SAN; otros mecanismos subregionales; reconocimiento de la SAN como componentes claves para el desarrollo, reducci√≥n de la pobreza y pol√≠ticas de protecci√≥n social. Ninguno de los pa√≠ses implement√≥ actividades respecto a deficiencias de micronutrientes o el sobrepeso y obesidad.

Es de especial inter√©s el hecho de que, en Honduras, el derecho a la alimentaci√≥n de madres y ni√Īos aparece en la constituci√≥n, mientras que en El Salvador y Guatemala, el derecho a la alimentaci√≥n de la poblaci√≥n est√° presente en el c√≥digo de salud. Entre los programas de transferencias condicionadas que incorporan a la SAN como componente fundamental se pueden encontrar el Comunidades Solidarias de El Salvador, Mi Bono Seguro de Guatemala y Bono 10.000 en Honduras.

Con respecto a la inclusi√≥n de intervenciones de efectividad comprobada de nutrici√≥n en los planes nacionales de nutrici√≥n, los tres pa√≠ses bajo estudio cumplieron todas las actividades de promover la lactancia exclusiva; establecer directrices nacionales para la distribuci√≥n de suplementos de micronutrientes y marcos legislativos y coordinaci√≥n intersectorial para programas de fortificaci√≥n alimentaria. En El Salvador, la legislaci√≥n para la lactancia est√° a√ļn pendiente, pero el derecho ha sido reconocido en las leyes de protecci√≥n infantil. Los programas de micronutrientes se enfocan en las deficiencias de vitamina A y iodo, as√≠ como fortificaci√≥n de la sal y az√ļcar con la mayor√≠a de los pa√≠ses habi√©ndolos implementado. En Guatemala, adem√°s, existe un programa para distribuci√≥n de suplementos de hierro para ni√Īos menores de 6 a√Īos. Similarmente, en Guatemala y Honduras se implement√≥ la suplementaci√≥n de hierro y √°cido f√≥lico en mujeres no embarazadas, as√≠ como embarazadas que sufren de anemia. En El Salvador se est√° tambi√©n suplementando mujeres embarazadas con calcio.

Respecto a la estimulaci√≥n de pol√≠ticas y programas fuera del sector salud que incluyan intervenciones nutricionales, en los tres pa√≠ses existe la promoci√≥n de dietas saludables; alg√ļn tipo de pol√≠tica de tasaci√≥n de bebidas azucaradas y comidas altamente cal√≥ricas pero pobres nutricionalmente; normas para etiquetado de alimentos; intervenciones para la nutrici√≥n; pol√≠ticas educativas para la mujer; pol√≠ticas de la agricultura familiar; y acciones de nutrici√≥n como parte de las pol√≠ticas laborales. Sin embargo, en ninguno de los tres pa√≠ses existen pol√≠ticas espec√≠ficas para reducir el consumo de alimentos altamente cal√≥ricos pero pobres nutricionalmente, as√≠ como pol√≠ticas para regular el la promoci√≥n y comercializaci√≥n de los mismos y acciones de nutrici√≥n como parte de pol√≠ticas medioambientales.

La promoción de las dietas saludables se hizo a través de la inclusión de mensajes educativos en los currículos escolares, así como de la educación física. La promoción de la educación específica para la mujer está presente en todos los países, pero en Honduras se hizo a través de una ley, como punto de igualdad. Además, en Guatemala se reconoció la relación entre el agua y la SAN.

La cuarta l√≠nea de prioridad es la obtenci√≥n de recursos humanos y financieros suficientes para la implementaci√≥n de intervenciones nutricionales. En este caso, ninguno de los pa√≠ses tiene pol√≠ticas para cuantificar recursos humanos y financieros, excepto en Guatemala donde este √ļltimo est√° presente. Esto se debe a que en general se funde a la SAN con otros esfuerzos de la salud, confundiendo as√≠ fondos y personal entre los dos campos.

La √ļltima l√≠nea de prioridad es el monitoreo y evaluaci√≥n de implementaci√≥n de pol√≠ticas y programas con el monitoreo y vigilancia del crecimiento como √ļnica actividad. Al respecto, todos los pa√≠ses reportaron tener pol√≠ticas definidas, pero la mayor√≠a son d√©biles, dado que la informaci√≥n de seguimiento se realiza con encuestas implementadas cada 5 o 10 a√Īos.

Los autores notan que si bien todos los países analizados tienen agendas que abordan la problemática de la desnutrición en todas sus formas, existe la necesidad de desarrollar políticas integradas para la promoción de la nutrición y prevención de enfermedades relacionadas. Para ello, es también fundamental promover más inversión en intervenciones específicas para la nutrición, coordinar e integrar acciones relevantes y desarrollar coherencia de políticas entre los distintos sectores.

Por más detalle, puede encontrar todo el artículo en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz. 

Crédito de la foto:Flickr, Consuelo