Evolución de las cosechas en Centroamérica
Source: IM Swedish Development
Share

Los últimos pronósticos climáticos desarrollados detallan que se espera suficientes lluvias hasta el final del año, de acuerdo a los últimos resultados publicados por FEWSNET en la Actualización de monitoreo remoto para el Salvador, Honduras y Nicaragua. Hogares del Corredor Seco se encuentran dependiendo de la asistencia humanitaria y el empleo temporal dado que terminaron con sus reservas alimenticias. Haciendo uso de la escala IPC de áreas, los tres países se encuentran en clasificación CIF de Fase 2 en Estrés, esto es por lo menos una de cada cinco familias han reducido su consumo de alimentos, con probablemente algunos hogares en Fase 3 “Crisis” (el consumo de alimentos ha caído significativamente en por lo menos una de cada cinco familias), la mayoría ubicados en Honduras.

Nuevas condiciones climáticas han hecho que se haya ajustado la perspectiva climática para el resto del año, con lo que se espera que existan abundantes lluvias, bajo condiciones neutrales de El Niño, con leve riesgo de daños por exceso de las mismas. Dado que existiría suficiente humedad en los suelos al principio de la canícula, no se espera que la misma tenga efectos demasiado dañinos sobre la cosecha de Primera.

Las últimas buenas cosechas en la región han permitido que los inventarios de granos básicos se encuentren abastecidos, lo que se refleja en el comportamiento de los precios, decreciente o estable. Por ejemplo, frijol rojo de la cosecha de Apante en Centroamérica sigue entrando al mercado, favoreciendo los precios bajos.

Específicamente, en Honduras de acuerdo a lo reportado por los responsables gubernamentales locales, la producción de granos básicos se espera normal o por arriba de lo normal, tanto para maíz como frijol. El cultivo del café se encuentra en algunas zonas afectado por roya, si bien con baja incidencia, existe alto riesgo de epidemia debido al tipo de cultivar empleado. Esto podría resultar en una pérdida de hasta el 45 por ciento de la producción en las áreas afectadas. Los hogares que ese encuentran en fase 2 CIF, “Estrés” son aquellos de autoconsumo en el Corredor Seco cuya producción se perjudicó durante 2016. Se espera que los hogares más afectados en el Corredor Seco se encuentren también en Fase 3 CIF, “Crisis” hasta septiembre, cuando se realice la cosecha de Primera.

En el Salvador, se han entregado asistencia agrícola de semillas y fertilizantes para los pequeños productores, y se afirmó que las lluvias no han perjudicado los cultivos, por lo que se tiene aún buenos pronósticos para los granos básicos. El sector cafetalero reporta una cosecha al 30 de abril del 8 por ciento por arriba del año pasado. Se han distribuido también plantas de café resistentes a la roya para proteger a los caficultores. La entrada de remesas fue un 10 por ciento más alta en el primer cuatrimestre de 2017 respecto al mismo período el año pasado, con el 97 por ciento de las mismas proviniendo de los Estados Unidos. Algunos hogares que fueron perjudicados por el exceso de las lluvias y falta de trabajo debido a la roya, se encuentran en situación de “Estrés”, (Fase 2 CIF), con aquellos ubicados más cerca de las áreas cafetaleras en Fase 3 (Crisis) hasta poder recoger la cosecha de Primera, pero estos representan menos del 20 por ciento de los hogares de la región.

Por su parte, se ha publicado también la Perspectiva de Seguridad Alimentaria hasta enero de 2018 para cubrir la situación en Guatemala. De forma similar a lo expresado anteriormente, se espera que hayan acumulados de lluvia positivos que ayuden a cubrir los efectos de la canícula, por lo que se esperan buenos resultados de la Primera. En este documento, se emplea la versión de IPC para inseguridad alimentaria familiar, esto es basado en un grupo de familias e información disponible local. Los hogares del corredor seco se encuentran en Fase 3 “Crisis”, mientras que el resto del país se encuentran con Inseguridad Alimentaria “Mínima”. Se espera que luego de la cosecha de Primera, los hogares en “Crisis” en el Corredor seco se encuentren en Fase 2, “Acentuada”, esto es de brechas importantes en el consumo de alimentos a consumo mínimamente adecuado de alimentos.

La siembra para la Primera se está llevando normalmente, habiendo todo el país sembrado a mayo. El exceso de lluvias sin embargo ha provocado inundaciones y algunas pérdidas de maíz y frijol. Se teme que, para la cosecha de Postrera, más relevante para el frijol, el exceso de lluvias perjudique los resultados. Se espera que para agosto-septiembre se colmen los mercados con la cosecha de Primera. Los precios están mostrando la estacionalidad clásica de los movimientos anuales, aunque gracias a entrada de maíz de México los precios del mismo están muy por debajo de lo normal. Parte de los cultivos de café se encuentran también afectados por la roya.

Hasta comenzar las cosechas de los cultivos de mayor valor en agosto-septiembre, como ser café, melón, caña de azúcar, se espera que la demanda de mano de obra jornalera se encuentre baja, lo que aumentaría la vulnerabilidad de los hogares que no tienen ya abastecimiento de reservas alimenticias. El documento además brinda un análisis detallado para dos zonas de interés destacadas por tener últimamente altas tasas de desnutrición aguda. La primera, está constituida por los hogares extremadamente pobres en el área templada del altiplano guatemalteco. En esta zona hay solo ciclo de cultivos que se cosechan en diciembre, por lo que en general se dedican al empleo jornalero y se encuentran vulnerables hasta el comienzo de las cosechas. El segundo grupo de interés lo forman los hogares extremadamente pobres del suroriente del país, dado que los rendimientos de las cosechas durante 2016 fueron bajos, con algunos hogares reportando pérdidas totales de sus cosechas de frijol.

En ambas regiones, visitas a campo señalaron que poco de acceso a servicios de salud, falta de higiene y contaminación del agua son los responsables por las tasas de desnutrición aguda observadas. Falta de asistencia planificada ha provocado que estos hogares recurran a estrategias de venta de animales y migración como forma de mitigar la situación.

Por más detalle, se puede consultar la Actualización de monitoreo remoto para el Salvador, Honduras y Nicaragua en el siguiente enlace y la Perspectiva de Seguridad Alimentaria de Guatemala aquí.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:IM Swedish Development