Plan de Respuesta al Hambre Estacional en Guatemala
Source: flickr user: Alejandro de León
Share

Uno de los causantes de la desnutrición en la región es la falta de disponibilidad de alimentos debido a los ciclos estacionales de los cultivos. En el caso de Guatemala, como parte de las estrategias lanzadas para la lucha contra la desnutrición, SESAN ha puesto a disposición el Plan de Respuesta para la Atención del Hambre Estacional 2017. El documento describe las acciones a tomarse para prevenir el hambre en la zona del Corredor Seco como fruto de la canícula y otros eventos climáticos que limitan la producción de alimentos.

En este caso, se considera la desnutrición infantil aguda como el indicador de interés, dado que su incidencia coincide con tres eventos específicos: el período comprendido entre abril y agosto previa entrada de cosecha de Primera con bajo stock de granos de los agricultores familiares; el período entre marzo y noviembre donde no se cuenta con ingresos extras provenientes del trabajo temporal en cosechas de alto valor (café, caña, cardamomo); y la estación lluviosa entre mayo y septiembre, que es cuando surgen las enfermedades infecciosas debido a que el acceso a agua potable es limitado.  El objetivo de este plan es intervenir principalmente en 82 municipios dentro del Corredor Seco, aunque también se extenderán acciones a otros municipios que hayan registrado daños a los cultivos.

La primera acción especificada es el Sistema de Alerta Temprana, en continuación con el trabajo del año pasado, que combinaría tres frentes: la situación nutricional, el sistema de monitoreo de cultivos (SMC) y el pronóstico de la SAN. El primero, tal como se explicó anteriormente se refiere a la salud nutricional de niños menores de 5 años, específicamente la desnutrición aguda, componente que, por ende, depende del trabajo del Ministerio de Salud Pública (MSPAS). El SMC combina datos provenientes de los mercados con especial atención a la variabilidad de los precios, y los comportamientos climatológicos y fenológicos (evolución y daños de los cultivos), para su apropiado desenvolvimiento se requiere la labor constante de extensionistas agrícolas. Finalmente, los pronósticos de la SAN se elaboran en una mesa coordinada de trabajo entre SESAN, FEWSNET y FAO entre otras organizaciones.

La segunda acción detallada la constituye la prevención, tratamiento y seguimiento de casos de desnutrición aguda. La misma se define como la incidencia del bajo peso para la altura de los niños menores de cinco años, reflejando la falta de absorción de nutrientes, ya sea por falta de acceso a los alimentos o pérdida súbita de peso, causada por ejemplo por enfermedades infecciosas como es la diarrea. En 2016, el MSPAS registró 13501 casos de desnutrición aguda en el país, con la gran mayoría siendo menores de 2 años. Este grupo etario se encuentra dentro de la Ventana de los Mil Días, por lo que, tal como hemos explicado en nuestro sitio, es fundamental asegurarse la apropiada implementación de este programa. Las intervenciones dentro de esta acción además incluyen el monitoreo del crecimiento, promoción de lactancia y alimentación adecuada, suplementación alimenticia, desparasitación, inmunización, promoción de prácticas de higiene, además del seguimiento de los niños diagnosticados con desnutrición aguda.

También se promoverán desde el MSPAS capacitaciones para mejorar el almacenamiento y uso apropiado del agua y gestión de desechos en el hogar para prevenir brotes de diarrea. Este frente también requiere de la responsabilidad por parte de los distintos municipios para proveer agua tratada con cloro a las familias en riesgo.

La asistencia técnica agropecuaria y forestal es la tercera línea de acción detallada, y se enfoca en apoyo para los productores para aumentar la resiliencia de los mismos ante eventos climáticos extremos Las intervenciones son llevadas a cabo por el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación (MAGA) y tienen como población objetivo la conforman los productores rurales de infra y subsistencia. Estos productores son aquellos que cultivan principalmente para autoconsumo, comerciando localmente un pequeño excedente de la producción. Las acciones detalladas en este apartado incluyen la promoción de buenas prácticas de gestión de recursos hídricos, la conservación de suelos, desarrollo de huertos familiares, y capacitaciones relevantes. Estas intervenciones conllevan un gran grado de interacción entre los Centros de Aprendizaje para el Desarrollo Rural, asociaciones de productores y organizaciones no gubernamentales e internacionales.

Además, se pondrá en marcha programas de asistencia alimentaria, que requiere la identificación de hogares en riesgo dentro del Corredor Seco, la coordinación de las acciones entre los organismos gubernamentales para distribuir alimentos, efectivo e información para optimizar el uso de estas transferencias.

Se puede entonces observar, que este plan de respuesta requiere la armonización y articulación de diversos actores a nivel nacional, local y de la cooperación internacional. El monitoreo se llevará a cabo en un esfuerzo conjunto del Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SIINSAN), MAGA y MSPAS.

Por más detalle, puede consultar el documento en su integridad en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:flickr user: Alejandro de León