Cosecha de Primera registra promedios históricos
Source: Flickr: Amsler
Share

Siguiendo los pronósticos positivos publicados a principios de la temporada, FEWSNET ha compartido los primeros resultados de la cosecha Primera en la región. En la Actualización de Monitoreo Remoto para El Salvador, Honduras y Nicaragua de agosto, se confirma que la falta de canícula ha asegurado un desarrollo normal de los cultivos, en especial para los agricultores del corredor seco.

Entre mediados de abril y fines de julio, se recibieron consistentemente lluvias por arriba del promedio en el istmo, excepto en el corredor seco, donde lo fueron por debajo. Sin embargo, la canícula duró poco, por lo que no se registraron daños considerables en los cultivos. Por ello, se esperan rendimientos por arriba de lo normal aún en el corredor seco. En lo que respecta a la cosecha Postrera, entre agosto y octubre, también se esperan acumulados de lluvia normales, por lo que se estima siembra normal y una etapa fenológica propicia para los cultivos, aunque persiste el riesgo de exceso de humedad.

Tal como se observó a principios de julio, los precios en general se mantuvieron por debajo de los del año pasado. En Honduras y El Salvador, para el frijol rojo y el maíz blanco se notaron un poco más altos que el mes pasado, mostrando la estacionalidad característica, dado a que las existencias se están acabando antes de la entrada del producto de la Primera. Al respecto, el Boletín Mensual No. 51 del Reporte Regional de Mercados de Granos Básicos (Informe SIM) afirma que la disponibilidad en la región de maíz blanco durante julio en toda la región fue promedio, gracias a los primeros ingresos de la Primera, así como entrada de importaciones.

Específicamente, la Actualización de Monitoreo Remoto explica que en Honduras se esperan cosechas normales en el noroccidente y oriente del país, lo que implica por arriba del promedio de los últimos 4 años. Esto significa que, a partir de agosto los pequeños productores dependiendo del autoconsumo estarían en una mejor situación, por lo que su inseguridad alimentaria se clasificaría en “Mínima”. Sin embargo, dado que estos cultivos no compensan todavía la falta de existencias, semillas y bajos ingresos por las crisis de producción anteriormente vividas, algunos hogares podrían todavía estar en “Estrés”, sobre todo hogares ubicados en el corredor seco.

En el Salvador, se estima que la cosecha de la cosecha de 2017-2018 será considerablemente superior a la del año pasado, con la cosecha de maíz representando 20.5 millones de quintales y la de frijol 2.7 millones. Se espera que esto influya positivamente en la demanda de trabajo, así como estabilice los precios. Se están haciendo al respecto entregas de semillas mejoradas de maíz, frijol y fertilizantes a los productores. En cuanto a la seguridad alimentaria, se espera también que la mayor parte de los habitantes del corredor seco se encuentren en inseguridad alimentaria “Mínima”, aunque individuos sin tierra dependientes de la cosecha del café pueden encontrarse en “Estrés” debido a falta de empleo. El informe SIM agrega que durante julio se observaron precios estables para el maíz blanco respecto al mes anterior, aunque muy por debajo de los niveles registrados el año pasado. En el caso del frijol rojo se observa un alza estacional típica, aunque los valores registrados son por debajo de los del año pasado, gracias a una exitosa cosecha Postrera y entrada de producto desde Nicaragua. Se espera que los precios de ambos productos disminuyan una vez que entre el producto de la primera.

FEWSNET ha publicado además la Actualización de Perspectiva Alimentaria específica para Guatemala, donde también se afirma niveles de producción cerca del promedio histórico, superando lo registrado anualmente desde 2013. Ya se está previendo condiciones favorecedoras para la Postrera, por lo que en general se espera que los hogares puedan aumentar las reservas de frijol y maíz, y hacer presión a la baja en los precios de los mismos. La cosecha de Primera se está llevando a cabo ya en todo el país, y si bien se esperan rendimientos normales o superiores, también se están registrando daños focalizados de plagas en la producción de subsistencia. Los precios del maíz blanco se mostraron atípicamente estables a julio respecto a junio, y un casi 30 por ciento más bajos que el año anterior. La estabilidad se debe a que los productores liberaron reservas dado que se espera que ingrese próximamente producto de la Primera. El frijol por su parte muestra precios ligeramente por arriba del valor del año pasado, en parte debido a pérdidas durante la Postrera de 2016, pero se espera sea compensada por la Primera del corriente año.

Se prevé hasta enero de 2018 que de esta forma la disponibilidad de alimentos aumente en los hogares productores de Guatemala, con precios a la baja lo que beneficia también los hogares que dependen de la compra de alimentos. Los hogares con producción de subsistencia observarán aumento de sus reservas, por los próximos 3 meses, excepto en el altiplano occidental, donde la cosecha recién saldrá en noviembre. En cuanto a la situación de inseguridad alimentaria, la mayor parte del país la registra en “Mínima” con partes del corredor seco pasando en septiembre de “Crisis” a “Estrés”.

También se ha puesto a disposición un informe especial reportando la situación del sector cafetalero en la región. En principio, si bien existe una recuperación parcial, todavía la región se encuentra azotada por la roya. Falta de manejo agronómico de la enfermedad en combinación con sequías y heladas provocan que en El Salvador la producción de café continúe en caída desde 2011. Los últimos datos indican que el café representa un cultivo comercial para 250.000 hogares de la región, de los cuales el 40 por ciento se encuentra en Honduras, el 38 por ciento en Guatemala, el 10 por ciento en El Salvador y el 12 en Nicaragua. El sector cafetalero representa también una oportunidad de empleo para muchos hogares rurales que no tienen tierra propia, se espera así en toda la región que empiece la temporada de corte para que los hogares puedan percibir el ingreso extra y mejorar su seguridad alimentaria. Sin embargo, aún no se ha podido recuperar los niveles pre 2013, cuando se registró una caída del empleo en la región de un 33 por ciento, por lo que preocupa la evolución del cultivo y su influencia en los hogares.

Por más detalles se pueden consultar los informes en los siguientes enlaces: la Actualización de Monitoreo Remoto para El Salvador y Honduras en el siguiente enlace, la Actualización de Perspectiva Alimentaria para Guatemala en este enlace, el Boletín Mensual No. 51 del Reporte Regional de Mercados de Granos Básicos aquí y el Informe Especial para el Sector Cafetalero aquí.

Escrito por Florencia Paz

Crédito de la foto:Flickr: Amsler