Políticas Agrícolas para los ODS
Source: Flickr: Visit.org
Share

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible se dise√Īaron con la mira al a√Īo 2030, existiendo varios objetivos para los que la agricultura se plantea como una herramienta fundamental para la realizaci√≥n de las metas, y cuya evoluci√≥n ya comentamos el a√Īo pasado. Es as√≠ que resulta fundamental el dise√Īo de pol√≠ticas agropecuarias que acompa√Īen a la Agenda 2030. En este marco, el Instituto Interamericano de Cooperaci√≥n para la Agricultura (IICA) analiza las tendencias de pol√≠tica para Am√©rica Latina en un reciente reporte. El mismo se enfoca en pol√≠ticas agr√≠colas para el desarrollo de mercados, la integraci√≥n regional, la gesti√≥n sostenible de recursos naturales, y el uso eficiente de insumos.

El primer set de pol√≠ticas analizadas est√° compuesto por aquellas orientadas al mercado, que implica la disponibilidad de informaci√≥n completa para los productores. Esto es para poder ayudar a los productores a ajustar su producci√≥n eficientemente de acuerdo a las se√Īales del mercado. Las pol√≠ticas apuntan a controles ineficientes de los gobiernos, como ser precios m√°ximos, precios comunes, gesti√≥n de la oferta y controles a la producci√≥n, que pueden generar se√Īales confusas para los productores, limitando la producci√≥n y generando inestabilidad y desabastecimiento. Se requiere entonces orientarse m√°s hacia la gesti√≥n de riesgo, para tambi√©n compensar los riesgos que acarrea el cambio clim√°tico. En esta categor√≠a se encuentran los programas de seguros y los de apoyo a los productos b√°sicos.

Al dise√Īar las pol√≠ticas orientadas al mercado, los pa√≠ses de Am√©rica Latina se presentan con una dicotom√≠a: proteger a sus productores en vistas de la situaci√≥n de proteccionismo en los grandes mercados internacionales de Estados Unidos y Europa, al tiempo que permiten que se articulen mejor con el mercado. La primera sugerencia que se realiza es redirigir parte de los presupuestos de los ministerios de agricultura de apoyo directo (bienes privados) hacia bienes p√ļblicos. Pol√≠ticas orientadas hacia los ‚Äúbienes p√ļblicos‚ÄĚ son aquellas de conservaci√≥n, investigaci√≥n y desarrollo, servicios medioambientales. Otra sugerencia es fortalecer los sistemas de seguros, no como mecanismo de beneficio pleno para los productores, sino como garant√≠a ante grandes p√©rdidas catastr√≥ficas. Pol√≠ticas que tambi√©n influyen la relaci√≥n entre el productor y el mercado son aquellas de inversi√≥n en infraestructura, tener pleno conocimiento de un mercado no sirve si no se puede acceder al mismo f√≠sicamente. As√≠, la combinaci√≥n de pol√≠ticas proteccionistas en los grandes pa√≠ses desarrollados y falta de infraestructura acorde, presenta el desaf√≠o de poder insertar la producci√≥n agr√≠cola nacional de forma competitiva en el mercado mundial.

El segundo set de políticas analizadas se refiere a aquellas que apelan a la integración regional y el desarrollo de los mercados en sí. Basándose en el trabajo del investigador del IFPRI, Eugenio Díaz Bonilla, los autores sugieren estructurar las intervenciones para el desarrollo de mercados desde un enfoque macroeconómico, que incluya por ejemplo, el régimen cambiario, la infraestructura, las remesas, estado y evolución de la industria petrolera. En esta sección, se analiza por separado los procesos de integración regional, y luego integración mundial (con especial interés a la participación de China). La integración regional en las Américas es un tema complejo, dado que existen simultáneamente distintos sistemas de integración que son, además, de distintas naturalezas, con países participando en distintos sistemas y en diferente grado. A grandes rasgos, existen tratados de libre comercio o de preferencia arancelaria, procesos de integración para la formación de uniones aduaneras, iniciativas regionales complementarias de colaboración.

En los pa√≠ses centroamericanos la dimensi√≥n regional se incorpora en el dise√Īo de las pol√≠ticas nacionales, dado que al ser peque√Īos, est√°n m√°s expuestos a la volatilidad internacional, a la vez que problemas de infraestructura y gesti√≥n de desastres naturales superan los l√≠mites nacionales. Pol√≠ticas para la integraci√≥n regionales ya implementadas son la armonizaci√≥n de aduanas, la integraci√≥n de pesquer√≠as y acuicultura, las compras m√©dicas conjuntas para los sistemas de salud centroamericanos, la estrategia de seguridad con foco regional y la Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial (ECADERT). Se han identificado como prioridad a nivel regional, temas referidos a los efectos del cambio clim√°tico, la seguridad alimentaria e inocuidad de los alimentos, la agricultura familiar, desarrollo tecnol√≥gico y transmisi√≥n de la tecnolog√≠a y desarrollo de los mercados. Si bien existe una correlaci√≥n entre las pol√≠ticas regionales y los esfuerzos nacionales para su articulaci√≥n, es necesario promover el trabajo de los ministerios de agricultura en las mesas de negocio para facilitar a√ļn m√°s este proceso. Aun as√≠, debe hacerse hincapi√© en la evaluaci√≥n cr√≠tica para la eficiencia de las pol√≠ticas p√ļblicas regionales, obligando a que las mismas tengan directrices claras nacionales. Un ejemplo citado es la formaci√≥n de capacidades sobre las cadenas de valor que se estrechan entre naciones, para as√≠ dise√Īar programas que aprovechen estas oportunidades.

El tercer cap√≠tulo analiza pol√≠ticas de gesti√≥n sostenible de los recursos naturales dentro de la agricultura, resaltando el rol que cumple Am√©rica Latina como reservorio de bosques, as√≠ como del recurso h√≠drico. Adem√°s, en esta secci√≥n se apunta en la necesidad de tener claros derechos de propiedad definidos, dado que permiten la gesti√≥n eficiente de los recursos. Cada recurso necesita de pol√≠ticas espec√≠ficas para su manejo sostenible, y en nuestro portal pudimos identificar mediante el √ļltimo di√°logo virtual, algunas sugerencias y experiencias en el caso del agua en la regi√≥n. Una amenaza que tambi√©n se ha cubierto extensivamente, es la del cambio clim√°tico, por lo que se necesita mayor investigaci√≥n al respecto. En el cuarto cap√≠tulo describe las pol√≠ticas necesarias para el uso eficiente de insumos y factores de producci√≥n. Principalmente, se destaca a la tecnolog√≠a como motor de la eficiencia en la agricultura, pero debe ser acompa√Īado de inversiones en capital, tanto humano como f√≠sico. Esto implica que se necesita tambi√©n desarrollar el financiamiento agropecuario, para facilitar el acceso de los productores.

Como consideraciones finales, los autores avalan los principios ya delineados previamente en nuestro portal para el dise√Īo de pol√≠ticas, con objetivos claros, formuladores entendidos y de respuesta r√°pida. En lo que respecta a pol√≠ticas espec√≠ficas para el desarrollo de los mercados, se destaca la transparencia de los mismos, la inversi√≥n en innovaci√≥n tecnol√≥gica y capital, tanto humano como f√≠sico y financiero. Tambi√©n se promueve la discusi√≥n y el debate sobre el regionalismo, para poder identificar mecanismos eficientes para la integraci√≥n de los pa√≠ses, mediante infraestructura y fondos de inversi√≥n.

Por más detalle respecto a políticas específicas, así entender el total de las consideraciones y recomendaciones, se recomienda acceder al documento en su totalidad en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz

Crédito de la foto:Flickr: Visit.org