Los efectos climáticos en la productividad agrícola
Source: Flickr, INCAP
Share

Los efectos climáticos en la agricultura han intentado ser estimados en investigaciones recientes, pero su cuantificación en la evolución a largo plazo ha sido siempre complicada. En un esfuerzo para abordar este problema, un artículo de la revista Climatic Change hizo un análisis de la productividad agrícola en Latinoamérica y el Caribe incorporando los efectos no observados del clima. La metodología (el análisis de la productividad total de los factores o TFP, por sus siglas en inglés) permite medir la evolución de la productividad en una economía, así como la eficiencia en el uso de los distintos recursos de la producción. Este análisis se emplea en la cuantificación del crecimiento económico a lo largo de la literatura económica, pero en general no incluye los efectos climáticos en el mismo.

La investigaci√≥n se basa en datos de 28 pa√≠ses de la regi√≥n (dentro de los cuales se incluye a El Salvador, Guatemala y Honduras) a trav√©s de 52 a√Īos (1961-2012), proveniente de la base de datos insumo-producto de la FAO. El producto se expresa como el valor bruto de la producci√≥n agr√≠cola, medidas en precios promedios globales constantes 2004-2006 (d√≥lares estadounidenses internacionales del 2005). Hay 6 insumos convencionales: tierra, trabajo, maquinaria, fertilizante, trabajo animal y alimentaci√≥n para animales. La variabilidad clim√°tica se captura mediante un √≠ndice de efectos clim√°ticos (CEI, por sus siglas en ingl√©s) que se elabora en base a las siguientes variables:

  • la anomal√≠a de la temperatura anual m√°xima, medida como la desviaci√≥n de cada observaci√≥n anual del promedio de largo plazo;
  • la temperatura anual promedio;
  • la desviaci√≥n est√°ndar intra-anual de la temperatura, que es la desviaci√≥n est√°ndar mensual;
  • la anomal√≠a anual de las precipitaciones, medida tambi√©n como la desviaci√≥n de cada observaci√≥n anual del promedio de largo plazo;
  • la desviaci√≥n est√°ndar intra-anual de las precipitaciones, que es la desviaci√≥n est√°ndar mensual;
  • la precipitaci√≥n mensual promedio; y,
  • la frecuencia mensual de precipitaciones, medida como el promedio de d√≠as de lluvia en 12 meses.

Todos estos datos se toman como promedios por país, si bien se sabe que las temporadas agrícolas varían dentro de cada país, pero el modelo empleado por los autores no permite usar variables climáticas más desagregadas. Esto permite hacer la estimación empírica necesaria, pero no captura la variación climática sustancial para la decisión productiva de cada individuo u hogar. Los datos fueron ajustados por estacionalidad y permitiendo que las temporadas agrícolas varíen dentro de la región.

Se observa que la variabilidad anual en las condiciones clim√°ticas es mayor al final de los a√Īos del segundo milenio comparada con per√≠odos anteriores. La variabilidad clim√°tica tuvo un efecto negativo en la producci√≥n en 20 de los 28 pa√≠ses analizados, mostrando mayor severidad en Centroam√©rica y el Caribe.¬† La reducci√≥n promedio en la producci√≥n de la regi√≥n atribuible a variables clim√°ticas en la √ļltima d√©cada comparada con el per√≠odo 1961-1999 es del 16.05 por ciento para Honduras, 20.58 por ciento para El Salvador y 22.7 por ciento para Guatemala, siendo tambi√©n los pa√≠ses de Centroam√©rica donde los efectos fueron mayor de toda Latinoam√©rica.¬†

Los autores calculan una tasa de crecimiento de la TFP ajustadas por la variabilidad clim√°tica (CATFP por sus siglas en ingl√©s). La tasa de crecimiento de la TFP promedio en la regi√≥n es del 1.08 por ciento, mientras que para Honduras, El Salvador y Guatemala es del 1.98, 0.41 y 1.98 respectivamente. Por su parte, los autores calculan que la tasa de crecimiento de la CATFP es del 0.69 para el promedio y 1.41, 0.52 y 0.94 para Honduras, El Salvador y Guatemala, respectivamente. Dado que la tasa de crecimiento anual promedio estimada del CATFP es consistentemente menor que la tasa de TFP, se confirma el impacto de la variabilidad clim√°tica en el producto agr√≠cola y la productividad en LAC. Adem√°s, en el promedio de la regi√≥n a largo plazo, esta brecha aumenta, mostrando a√ļn que el impacto del clima se hace sentir m√°s con el paso del tiempo (c√≥mo CEPAL tambi√©n ha reportado).

Al descomponer la tasa promedio del CATFP, observan que, en promedio, todos los pa√≠ses observaron un crecimiento del ‚Äúprogreso tecnol√≥gico‚ÄĚ, que en Honduras, El Salvador y Guatemala se cuantific√≥ en un 1.16, 0.20 y 0.71 por ciento respectivamente, de acuerdo a la metodolog√≠a aplicada. El progreso tecnol√≥gico, reflejado a trav√©s de la inversi√≥n en investigaci√≥n y desarrollo, se considera as√≠ uno de los principales impulsores de la productividad agr√≠cola en la regi√≥n. La eficiencia en el uso de los recursos no ha cambiado en los a√Īos analizados seg√ļn el trabajo, sin haber afectado la productividad.

Dada la considerable variabilidad entre los pa√≠ses que los resultados muestran, se remarca la necesidad de incorporar a los efectos clim√°ticos en el an√°lisis de la TFP. Al considerar los resultados obtenidos juntos las proyecciones para el cambio clim√°tico futuro, se puede dejar ver que la producci√≥n agr√≠cola va a ser sometida a gran presi√≥n clim√°tica, si no se invierte en el descubrimiento e implementaci√≥n de medidas adecuadas de mitigaci√≥n y adaptaci√≥n. Previamente, hemos explicado c√≥mo el avance tecnol√≥gico est√° por detr√°s de la productividad agr√≠cola, as√≠ como identificado los distintos canales mediante los cuales el gasto p√ļblico se articula con nuevas tecnolog√≠as para su mejora.

Por más detalles metodológicos, se puede consultar el artículo completo en el siguiente enlace de la revista Climatic Change.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Flickr, INCAP