Pronósticos de la SAN para Guatemala
Source: Bread for the World
Share

En el portal hemos reportado previamente que los resultados de la cosecha de primera para la región y de Centroamérica y Guatemala se pronosticaban cercanos al promedio histórico por primera vez desde 2013. Por su parte, SESAN ha también publicado el Pronóstico de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Guatemala para el período entre septiembre y noviembre de 2017, donde se corroboran estas perspectivas.

Respecto al clima, se pronostican lluvias normales en la mayor parte del este del país, y por arriba de lo normal en el occidente. Se espera que la época lluviosa termine para fines de octubre en la meseta central y al este del país, con probabilidad de presencia de la Niña para fines de 2017 superior al 60 por ciento.

En general, se espera que la situación de seguridad alimentaria mejore gracias a la buena cosecha, de la mano con mayores ingresos y precios más convenientes. Gracias al ingreso de maíz blanco desde distintas partes del país y México, el precio del grano cayó un 2 por ciento entre julio y agosto, que es el precio más bajo registrado en los últimos 6 años para dicho período. Se espera que el maíz siga bajando dado que el producto de la cosecha ya está entrando al mercado. Si bien esto beneficia a la seguridad alimentaria de individuos pobres, desincentiva por su parte la producción de grano para comercio, lo que podría desalentar la siembra de cosechas próximas. La evolución de la cosecha primera se ha dado de forma normal, con la cosecha empezando desde ahora hasta noviembre. Se registraron daños focalizados en maíz y frijol por granizo e inundaciones en Alta Verapaz y Chimaltenango.

Similarmente, el precio del frijol también ha caído gracias a entrada de producto desde Petén y México, siendo el precio el más bajo registrado desde 2012, con excepción de 2013. En el norte del país el cultivo está en fructificación, mientras que, en Petén, como se ha dicho anteriormente, ya está en cosecha. Ya se iniciaron las siembras de Segunda en partes del país con buenas expectativas, la cosecha de la misma se espera para noviembre y diciembre en los departamentos donde se lleva a cabo.

A principios de septiembre se estimó que, en general, los hogares más vulnerables del país tienen reservas para cubrir entre 10 y 20 días el consumo de maíz, y hasta un mes para el frijol, por lo que la entrada de granos básicos y la caída de los precios serán bienvenidas. La canasta básica cayó de precio un 3.2 por ciento entre julio y agosto, pero aun así es un 15 por ciento más alto que el mismo período para el año pasado. La brecha entre los costos de los alimentos y el salario mínimo sigue acrecentándose, dado que el salario mínimo solo aumentó un 5 por ciento en lo que va del 2017. La demanda laboral se espera que a nivel nacional se mantenga similar a los niveles del año de 2016, incluyendo el sector cafetalero.

Productores del occidente todavía necesitan asistencia humanitaria hasta la salida del producto de la única cosecha anual entre diciembre de 2017 y enero de 2018, y el pago de jornal se espera estable con crecientes costos de la canasta básica alimentaria. En el Corredor Seco, se observaron cosechas de Primera cerca del promedio histórico con buenos acumulados de lluvias, con expectativas de una Postrera también normal, por lo que los habitantes de esta región podrían aumentar sus reservas de granos básicos.

Si bien los resultados establecidos son esperanzadores, se debe considerar que los hogares necesitan de varias sucesivas cosechas favorables para poder reconstruir su resiliencia a niveles de hace cinco años.

En cuanto a la morbilidad de la desnutrición, a fines de agosto, el Ministerio de Salud reportó 8689 casos acumulados de desnutrición aguda en niños menores de cinco años. Esta cifra representa un 14 por ciento menos que lo registrado para el mismo período el año pasado. Casi el 80 por ciento de los casos lo constituyen menores de 2 años. Sin embargo, esto es un sub-registro, dado que falta información del 24 por ciento de los servicios de salud. En Baja Verapaz se registraron un 82 por ciento más de casos durante este año que respecto al año pasado.

Como recomendaciones, el documento menciona continuar con los esfuerzos para recopilar datos relacionados con el estado de los cultivos y los precios en los mercados. Además, hay que reforzar la asistencia técnica a los productores y facilitar la asistencia humanitaria cuando sea necesaria. Al Ministerio de Salud Pública se le recomienda asistir a los centros de salud que no han reportado datos sobre la desnutrición aguda, para así poder tener información completa para la toma de decisiones e implementación de programas de asistencia. Tanto a este Ministerio como a la Secretaria de Seguridad Alimentaria y Nutricional se le recomienda analizar los factores de que facilitaron el incremento de los casos de desnutrición en los departamentos observados y realizar las intervenciones necesarias.

Por más información detallada por regiones, se puede consultar el documento final en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz. 

Crédito de la foto:Bread for the World