Resultados favorables de la cosecha Primera 2017
Source: Flickr user: Becky Williams
Share

Tal como se preveía ya en septiembre, los resultados de la Cosecha de Primera estuvieron por arriba del promedio en Centroamérica, de forma tal, que de acuerdo a las proyecciones de octubre, la mayor parte de los hogares de la región se encontrarán hasta mayo en seguridad alimentaria “Mínima” (Fase 1). Como es habitual, FEWSNET publicó dos documentos detallando la situación y los pronósticos para la seguridad alimentaria y cultivos en Centroamérica. El primero, describe las circunstancias en El Salvador, Honduras y Nicaragua, mientras que el segundo se concentra en Guatemala.

En cuanto al clima, en la Actualización de monitoreo remoto para El Salvador, Honduras y Nicaragua, se reporta que entre abril y septiembre la temporada de lluvia fue exitosa, con una buena distribución, afectando especialmente los cultivos de granos básicos. Sin embargo, los altos caudales de lluvia en septiembre y octubre pueden poner en riesgo la cosecha Postrera dado que se favorece la aparición de plagas y hongos. La alta probabilidad de que se manifieste la Niña extiende este riesgo durante la Postrera y el Apante.

La generosa producción ya ha impactado en los precios del producto del mercado, se observan precios del maíz por debajo de los observados el año pasado, y muy por debajo (hasta 40 por ciento menos en Nicaragua, 33 en El Salvador y 25 en Honduras) que los promedios de los últimos 5 años. El caso del frijol es similar, registrando promedios entre el 22 al 25 por ciento menor que el promedio de los últimos 5 años (23 por ciento en El Salvador y Honduras, y 25 en Nicaragua), aunque la mayor parte del producto suele entrar mediante la Postrera.

En Honduras, se estima la cosecha 2017-18 en 18.5 millones de quintales, de los cuales 14 serán de maíz, 3 de frijol y 1,5 arroz. El Gobierno ha empezado la compra de frijol directamente a los productores. El estado de contratos en la zona evidencia que se esperan cosechas por arriba del promedio de los últimos 5 años, aunque se teme daños focalizados por exceso de lluvias, sobre todo en áreas contiguas a ríos, valles y en litoral pacífico. La buena cosecha ha favorecido la seguridad alimentaria de los hogares permitiéndoles cubrir sus necesidades por varios meses. Hogares dentro del corredor seco, sobre todo en el sur y suroccidente del país, han observado lluvias irregulares y plagas en los últimos años, por lo que se han endeudado para asegurar su supervivencia. El estado de endeudamiento ha limitado los recursos disponibles, provocando que no sembrasen en Primera. Estos hogares así podrían estar en fase de inseguridad alimentaria de “Estrés”, hasta incluso después de la Postrera.

En El Salvador, los resultados para la temporada de cosechas 2017-18 se esperan superiores a la del año pasado, que rondó los 26 millones de quintales, gracias a la mejoría de las lluvias y a la asistencia gubernamental con paquetes agrícolas. Desde el gobierno estiman que las remesas para el tercer trimestre de 2017 han aumentado un 10 por ciento respecto al año anterior, casi la totalidad provenientes de los Estados Unidos. Las mejores oportunidades para las cosechas provocaron que muchos hogares de agricultores de subsistencia en el corredor seco tengan una situación de inseguridad alimentaria “Mínima”. Sin embargo, ciertos hogares tendrán posibles daños por exceso de lluvias y falta de recuperación de la caficultura con situación de inseguridad alimentaria de “Estrés”, sobre todo aquellos conformados por campesinos sin tierra en la cordillera cafetalera.

La Perspectiva de Seguridad Alimentaria de Guatemala coincide con lo observado en el resto de la región, con la mayoría del país clasificado a octubre de 2017 con inseguridad alimentaria “Mínima” y hogares dentro del corredor seco en “Acentuada”. Los precios de los granos básicos ya han bajado gracias a la entrada de producto de la Primera, y se espera que este comportamiento continúe con las siguientes dos cosechas, Postrera y Apante. Cosechas fructíferas, bajos precios de los granos y la suba de la demanda laboral permitirán que la situación de inseguridad alimentaria mejore, aunque en el caso del corredor seco, el endeudamiento acarreado en los últimos años provocará que la clasificación de la misma continúe en “Estrés”. 6500 hogares en el norte del país también se encuentran en esta clasificación, dado que el exceso de lluvias ha provocado daños a cultivos de maíz, pero sin mayores efectos a nivel nacional. El inicio de la Postrera ya ha comenzado en el centro y este del país, con lluvias por arriba del promedio pero sin efectos negativos todavía.

Ambos reportes confirman mejoras seguridad alimentaria gracias a cosechas con buenas expectativas, precios con tendencia a la baja y oportunidades de trabajo temporal, aunque existe cierta cautela por temor a daños y plagas debido a exceso de lluvias. Por más información se puede consultar la Actualización de monitoreo remoto para El Salvador, Honduras y Nicaragua en el siguiente enlace, y la Perspectiva de Seguridad Alimentaria de Guatemala aquí.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Flickr user: Becky Williams