Las tecnologías de la información y comunicaciones en el ámbito rural
Source: USAID Guatemala
Share

Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs) han sido herramientas vitales para el desarrollo rural, siendo empleadas en una diversa colección de intervenciones, desde salud, educación, entrenamiento y divulgación de información climática. En nuestro portal, hemos presentado específicamente trabajos del IFPRI para la diseminación de información sobre nutrición y salud de los cultivos mediante TICs en las escuelas en Perú, así como el uso de las TICs por parte del BID en el ámbito del gasto público. El Banco Mundial ha recopilado sus aportes en la temática en la edición actualizada del reporte ICT IN AGRICULTURE Connecting Smallholders to Knowledge, Networks, and Institutions (TICs en la Agricultura: Conectando pequeños productores al conocimiento, redes e instituciones).

Las TICs incluyen cualquier dispositivo, herramienta o aplicación que permite el intercambio de datos mediante interacción o transmisión. El término, así, abarca desde radiotransmisores, imágenes satelitales, teléfonos móviles, hasta transferencias electrónicas de dinero. Los costos decrecientes para su accesibilidad y la gran capacidad de adaptación a distintos problemas han permitido que las TICs hayan permeado en regiones muy pobres del mundo. Con estas herramientas, las necesidades de los productores pueden ser cubiertas de forma más fácil, rápida y exacta.

A través de todo el documento se analizan distintos casos de estudio alrededor del mundo, demostrando las diferentes aplicaciones de las TICs para responder a problemáticas de la agricultura moderna. Además de los impactos directo sobre la productividad agrícola, las TICs han servido para ampliar el acceso de los pequeños productores a servicios de información y conocimiento, servicios financieros y también facilitar la organización del productor y cooperativas. Las TICs también se han empleado para evaluar los mercados y las cadenas de valor.  Un ejemplo es el manejo del riesgo, así como la mejora de la trazabilidad de los alimentos y por la sanidad alimentaria. Además, las TICs probaron ser útiles para la provisión de servicios públicos, dado que sirven para reforzar la gobernanza mediante la participación ciudadana, pero también para el manejo de las tierras y bosques.

En El Salvador, se está llevando a cabo un proyecto financiado por la Fundación para la Innovación Tecnológica Agropecuaria, donde se facilita el acceso a información a productores que no cuentan con acceso a una computadora, pero sin embargo existe en la zona más de 50 teléfonos móviles cada 100 habitantes. El programa entonces brinda información mediante telefonía móvil, donde cada productor paga por la llamada realizada, recibiendo a cambio información sobre los mercados. Al momento, el programa tiene 600 suscriptos.

En Guatemala, se está aplicando el software Farmforce en la cooperativa Adisagua, desarrollado por la Fundación Syngenta para la Agricultura Sustentable y el Gobierno de Suiza, para el manejo de la producción y trazabilidad en la cadena de suministro. El software se emplea mediante telefonía móvil y presenta información actualizada en tiempo real de cosechas, etapas fenológicas y auditorias. Los usuarios varían desde pequeños productores hasta cooperativas, agronegocios y procesadores, cada uno empleando el software con motivos y necesidades diferentes. El software permite, por ejemplo, acceder a certificaciones dado que recoge información sobre la trazabilidad del producto, y además, facilita a los productores seguir los requerimientos de dichas certificaciones. La información se transfiere fácilmente entre los distintos usuarios, llegando entre el campo a la oficina central en menos de una hora.

Las TICs son de especial utilidad en marcos públicos-privados, dada la combinación de fondos y uso estimado. En Honduras, se está haciendo empleo de las TICs para el uso del manejo de riesgo, mediante la asociación entre empresas de seguros y la agencia nacional meteorológica. Con la información meteorológica, las aseguradoras son capaces de desarrollar contratos de seguros indexados para los productores.

La influencia de las TICs en la capacidad de seguimiento del producto durante la cadena de suministro es fundamental. En Guatemala, a fines de los años 90, la falta de trazabilidad decimó la producción de frambuesas, dado que ante un brote de Cyclospora no se pudo identificar a los productores responsables y se negó la entrada de todo producto proveniente del país. La trazabilidad es de alta importancia también para el caso de productos premiums en el mercado, tales como orgánicos o con certificaciones especiales.

En Centroamérica también se están aplicando las TICs para el manejo y administración de las tierras. Los registros catastrales y de tierras se están computarizando y enlazando electrónicamente, y en Honduras y El Salvador, una sola agencia gubernamental está encargada del mapeo, el desarrollo de estándares de adjudicación, los levantamientos de tenencia, la registración de las tierras y coordinación de políticas. Tanto El Salvador como Honduras, cuentan con experiencias exitosas donde las TICs fueron desarrolladas por las mismas organizaciones que las aplicaron, específicamente para el uso y acceso a información geoespacial.

Dado que el uso de TICs para la administración de tierras requiere de un gran gasto en infraestructura y capital humano del sector público, es fundamental contar con fuentes de financiamiento sostenibles previo a su diseño. Es clave entonces poder diseñar agencias autosuficientes, en El Salvador específicamente se han planificado que las agencias de administración de la tierra sean entonces autónomas y autofinanciadas, pero todavía no se cuenta con resultados concretos al respecto.

Aunque el reporte es un trabajo profundo sobre los distintos caminos en que se pueden aplicar las TICs en el ámbito agrícola y del desarrollo rural, en este blog, sólo hemos resaltado algunos relacionados con Centroamérica. Por más detalles conceptuales y sobre otras experiencias, se puede consultar el documento completo, en inglés, en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:USAID Guatemala