Las cosechas de 2017 benefician a hogares del corredor seco
Source: Erik Törner, IM Swedish Development Partner
Share

Continuando la cobertura de la evolución de las cosechas en la región, FEWSNET ha publicado las ediciones para diciembre de la Actualización de monitoreo remoto en El Salvador, Honduras y Nicaragua y la Actualización de la Perspectiva de Seguridad Alimentaria para Guatemala. En la región, las cosechas durante 2017 se vieron beneficiadas por una buena distribución de lluvias, superando los resultados observados en los últimos años. Esto ha permitido que los hogares hayan podido recuperar sus reservas alimenticias y económicas gracias a las oportunidades de empleo temporal, efecto también observado en los hogares del corredor seco.

En lo que va de la Postrera, se han percibido lluvias por arriba del promedio en Honduras y El Salvador, aunque se espera que en zonas específicas existan daños al frijol por excesos de agua. En general, las lluvias se ven propicias para el comienzo de la siembra de Apante, con buenas condiciones climáticas gracias a La Niña hasta junio de 2018.

Por la entrada de los resultados de la Primera y Postrera en Honduras y El Salvador, los precios en noviembre del maíz se mostraron a la baja en los distintos mercados analizados. Sin embargo, en Honduras, el frijol observó tendencias al alta debido a lo que es estima especulación comercial por aumento de las lluvias en octubre y noviembre que pudieron dañar las cosechas, pero se registran todavía por debajo del promedio de los últimos 5 años. En El Salvador, los precios del frijol mostraron similar comportamiento que los del maíz.

En Honduras, la siembra de la Postrera se retrasó en el occidente del país por exceso de lluvias. Se estima que esto puede representar hasta un 20 por ciento del área sembrada de dicha zona. Levantamiento de producto de la Postrera así se realizó recién a fines de 2017. Aun así, la expectativa es que los resultados de las cosechas de granos básicos superarán el promedio de los últimos 5 años. La producción de frijol se estimó en 3 millones de quintales, un 7 por ciento por arriba de la temporada anterior.

Los hogares de subsistencia hondureños han podido recuperar sus reservas a niveles de autosuficiencia para los próximos meses luego de tres años de agotamiento, por lo que se los considera en fase de inseguridad alimentaria “Mínima”. Hogares focalizados del corredor seco que han enfrentado las crisis de los últimos 4 años mediante endeudamiento y cambio de medios de vida, puede que todavía se encuentren en situación de “Estrés” debido a que no han podido realizar las siembras y cosechas correspondientes durante 2017 por falta de insumos.

En El Salvador la producción de granos sigue siendo altamente satisfactoria, con expectativas de ser récord de 26,5 millones de quintales (20,5 de maíz; 2,7 de frijol; 2,7 de sorgo y medio millón de arroz). Los precios en el mercado se observan estables y tendencia a la baja gracias a la entrada de producto. Los hogares de subsistencia en el país comparten la buena perspectiva de sus vecinos hondureños, encontrándose en fase de inseguridad alimentaria “Mínima”. Algunos hogares focalizados que no han encontrado empleo temporal en el corte de café pueden situarse en “Estrés”, pero no representan más que el 20 por ciento del área, por lo que la región se mantiene en “Mínima”.

La cosecha de granos básicos de Postrera en Guatemala se está llevando a cabo de forma normal en la mayor parte del país, con perspectivas de superar los resultados de 2016. Precios del maíz blanco muestran resultados mixtos, con precios en finca mayores a octubre y muy por debajo del promedio de los últimos 5 años y en mercado mayorista estables al compararlo con el corto plazo, pero por arriba del promedio de los últimos 5 años. Se cree que esto es efecto de la entrada informal de producto desde México y falta de ingreso de Postrera. El frijol se muestra con tendencia decreciente generalizada, y estables al comparar con los promedios de los últimos cinco años.

Debido a las buenas expectativas para la Postrera y Apante en Guatemala, se espera que los hogares de productores de subsistencia cuenten con suficiente disponibilidad de alimento. Además, gracias a ingresos de producto del Apante, se espera una disminución de los precios del frijol hasta marzo, y hasta diciembre para el maíz, aumentando la disponibilidad de alimento de los hogares que dependen de la compra de granos básicos. La mayor parte del país se clasificará así en fase de inseguridad alimentaria “Mínima” hasta fines de mayo de 2018. Si bien existen casos focalizados en el oriente y occidente del corredor seco que se encuentran todavía en “Estrés”, estos hogares tienen expectativas de mejoras gracias a oportunidades laborales y producción de granos. Sin embargo, al respecto existen reservaciones dado que sus capacidades de respuesta también han sido erosionadas durante los últimos años por las consecuentes crisis alimentarias y todavía puede que no hayan completado su recuperación.

Por más detalles, se puede consultar la Actualización de monitoreo remoto para  El Salvador y Honduras en el siguiente enlace y la Actualización de la Perspectiva de Seguridad Alimentaria para Guatemala, aquí.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Erik Törner, IM Swedish Development Partner