Las cadenas de valor como política industrial rural
Source: Flickr user: Steven dosRemedios
Share

En los √ļltimos a√Īos, el desarrollo rural ha sido una herramienta para el cambio estructural en las econom√≠as mediante el refuerzo de las cadenas de valor. Este enfoque permite a los pa√≠ses aumentar la participaci√≥n en estructura de la producci√≥n de las √°reas m√°s intensivas en el conocimiento, y cuya demanda crece m√°s r√°pidamente, incluyendo en el camino a nuevos productores y proveedores de servicios. La crisis internacional de 2008-2009 por su parte abri√≥ la oportunidad para discutir nuevos t√≥picos para enriquecer los modelos de desarrollos, en particular en lo que implica las pol√≠ticas industriales y la reorientaci√≥n de las pol√≠ticas macroecon√≥micas hacia el crecimiento m√°s que la exclusiva estabilidad de las econom√≠as nacionales.

En el libro Rural industrial policy and strengthening value chains, la CEPAL recopil√≥ las experiencias de un proyecto llevado a cabo entre 2014 y 2016 donde se analizan seis cadenas de valor bajo el enfoque del desarrollo industrial rural. El libro presenta el marco te√≥rico para el dise√Īo de las pol√≠ticas necesarias para reforzar las cadenas de valor en Centroam√©rica, as√≠ como la discusi√≥n sobre el rol de la pol√≠tica industrial como herramienta para el cambio estructural basado en el reforzamiento de las cadenas de valor.

Las zonas rurales de Centroam√©rica se caracterizan por tener una poblaci√≥n en declive y en estado de pobreza estructural con menos acceso a infraestructura, con productores con muy poca tierra y baja productividad. La vulnerabilidad al cambio clim√°tico de los productores de la regi√≥n ha sido documentada en nuestro sitio, por lo que se han sugerido pol√≠ticas remediales como la inclusi√≥n financiera, medidas de gesti√≥n eficiente de los recursos naturales, y en el caso de Guatemala, el desarrollo de bancos de semillas comunitarios. Esto es de especial inter√©s en el √°rea del corredor seco que ocupa el 30 por ciento de Centroam√©rica, donde los patrones de lluvias se han vuelto tan variados y extremos con los a√Īos que en 2012 el 57 por ciento de dicha √°rea se consideraba en riesgo moderado o alto de sequ√≠a.

El libro comienza discutiendo as√≠ los desaf√≠os que las regiones rurales de Centroam√©rica enfrentan, enfoc√°ndose espec√≠ficamente en el desarrollo productivo. Se dividen los desaf√≠os en cuatro categor√≠as: desaf√≠os institucionales donde se incluyen a las regulaciones, desaf√≠os medioambientales, desaf√≠os relacionados con la comercializaci√≥n y desaf√≠os en el √°rea de la productividad. Dado que en general son econom√≠as peque√Īas, se sugiere la diversificaci√≥n de socios comerciales para disminuir los efectos de las crisis internacionales.

A continuaci√≥n, se examinan las pol√≠ticas rurales industriales y se intenta realizar una definici√≥n comprensiva de las mismas. Las pol√≠ticas rurales industriales se deben modelar en base a una combinaci√≥n de factores econ√≥micos, sectoriales, demogr√°ficos y territoriales, integrando al sector de producci√≥n rural con actividades, mercados y sectores m√°s intensivos en conocimientos. Por ello, es necesario que se enfoque en al menos tres procesos interrelacionados: la mejora econ√≥mica y la incorporaci√≥n de cambio tecnol√≥gico y la innovaci√≥n; la mejora social; y la mejora sustentable de la estructura productiva. Evidencia internacional de Chile, Costa Rica y Nueva Zelanda revela que no existe un dise√Īo √ļnico para este tipo de pol√≠ticas, porque las mismas se deben adaptar a caracter√≠sticas y necesidades propias de cada pa√≠s.

Los autores realizan una perspectiva general de la metodolog√≠a utilizada en los casos de estudio para reforzar las cadenas de valor. El cap√≠tulo toma como referencia los casos de aplicaci√≥n realizadas en el proyecto Inclusive growth, rural productive policy and participatory value chains in Latin America and the Caribbean. La metodolog√≠a permite la identificaci√≥n de oportunidades de estrategias p√ļblico-privadas para superar estos cuellos de botella, gracias al trabajo conjunto y continuo con los actores relevantes al proceso, tanto de origen p√ļblico o privado. La mayor limitaci√≥n para la selecci√≥n de proyectos es la falta de datos disponibles para poder observar cada cadena de valor completa y los ejercicios necesarios para poder tener los datos requieren alto capital econ√≥mico y humano.

Se presentan en detalle dos casos en El Salvador donde se analizaron y reforzaron cadenas de valor agrícolas. El primer caso, se enfoca en las cadenas de valor del tomate y el pimiento verde dulce, que, en El Salvador, son esencialmente la misma, dado que se producen simultáneamente y comparten muchos eslabones. La demanda nacional es mayor que la oferta, en 2013 el 80 por ciento del producto provino de importaciones. La cadena de valor no incluye un eslabón de transformación en salsas o preservas, productos de mayor valor agregado, por lo que está construida por los proveedores de insumos, productores, intermediarios de mercado, distribuidores y consumidores finales. Los productores reciben mejores precios si venden a través de los canales formales que los informales.

El caso de los snacks de frutas disecadas est√° a√ļn en etapa de desarrollo, con un peque√Īo n√ļmero de productores, dado que no existe una cultura de consumo del bien final en el mercado nacional, pero se espera que la misma aumente gracias a cambios en los h√°bitos alimenticios. La cadena del producto es bastante sencilla, incluye al productor, los procesadores de la fruta, los distribuidores y los consumidores finales. La gobernanza es equitativa entre los actores, en parte gracias a que el volumen de la producci√≥n no es lo suficientemente grande para facilitar la concentraci√≥n de poder de los productores para establecer precios y condiciones.

Las limitaciones identificadas para estos dos casos son la heterogeneidad de la productividad entre los productores, la alta competencia de producto importado, así como la dependencia en la importación de insumos, la baja trazabilidad del producto a través de la cadena, falta de acceso al conocimiento técnico y de gestión. Estos cuellos de botella provocan baja productividad y altos costos asociados. Las intervenciones en ambos casos se enfocaron en asegurar apoyo institucional para el refuerzo las cadenas de valor que garanticen la trazabilidad, controles de calidad, capacidad de gestión de riesgo y administración de negocios y procesos. A nivel macro, se requieren además políticas comerciales y de competitividad que brinden apoyo y estabilidad a los productores.

Dentro de las fortalezas de la metodolog√≠a, se puede incluir el an√°lisis microecon√≥mico exhaustivo necesario, el proceso participativo, la naturaleza intr√≠nseca de fomentar el desarrollo de capacidades locales, y el enfoque sist√©mico a la pol√≠tica industrial. Dos de estas fortalezas, sin embargo, representan al mismo tiempo los mayores desaf√≠os: el alto grado de detalle de los procesos analizados y la calidad necesaria de participaci√≥n continua de los agentes de inter√©s. Los altos costos asociados a la primera, en combinaci√≥n con la falta de fondos disponibles, representa una limitaci√≥n econ√≥mica. La calidad participativa del proceso por su parte, va de la mano de la necesidad del compromiso de los agentes involucrados tanto en el sector privado como p√ļblico, que no siempre puede asegurarse a largo plazo. Por m√°s detalle en el an√°lisis de los conceptos y procesos aqu√≠ mencionados, se puede consultar el documento completo en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Flickr user: Steven dosRemedios