Planes Nacionales de Adaptación al Cambio Climático
Source: Flickr: John Donaghy
Share

La región centroamericana se encuentra altamente vulnerable ante el cambio climático. En el Portal hemos analizados sus efectos específicos en el área de la seguridad alimentaria y la agricultura, así como diferentes mecanismos implementados por los productores mismos y estrategias nacionales particulares. Como resultado de un proceso interinstitucional de consulta, el IICA ha compilado un documento delineando la problemática en la región. El mismo sintetiza el marco conceptual necesario para la planificación enfocada en la adaptación al cambio climático, y las diferentes estrategias posibles para distintos países en Centroamérica y América del Sur.

Los impactos potenciales del cambio climático sobre la agricultura y la seguridad alimentaria y nutricional son difíciles de comprender, por lo que existe un claro sesgo de políticas de mitigación en detrimento a aquellas de adaptación. Uno de los principales retos para los procesos de adaptación al cambio climático es la incorporación de las últimas herramientas y resultados científicos disponibles en el diseño de los mismos. Por ello, es necesario fortalecer los mecanismos de comunicación y financiación entre los actores responsables, principalmente los responsables del diseño e implementación de las políticas públicas, la comunidad científica y usuarios finales o productores. El proceso de consulta interinstitucional que dio origen al documento se estructuró mediante talleres en distintas partes de Latinoamérica. En estos talleres, se desarrollaron las partes claves del documento, en sí, los mapeos institucionales de cada país para implementar los mecanismos de adaptación, los procesos de diseño y planificación y las necesidades de cada caso. El documento realiza también un análisis específico para cada país para el cual hay información disponible.

A nivel regional, el SICA representa el marco institucional para la integración centroamericana. Esta institución contiene un programa responsable de coordinar actividades entre los ministros de la región en el campo agropecuario, forestal y pesquero. Al respecto desde el SICA se han emprendido diferentes estrategias regionales, la última por ejemplo siendo la Estrategia de Agricultura Sostenible Adaptada al Clima para promover este tipo de forma de producción, dado que impulsa la el uso racional y la conservación de los recursos naturales a la vez que busca la mejora de la productividad y de la seguridad alimentaria y nutricional. Además, el SICA hospeda el Grupo Técnico de Cambio Climático y Gestión Integral del Riesgo desde 2012, integrado por representantes de cada país miembro del SICA, para el intercambio de conocimientos y la contribución hacia un desarrollo sostenible.

Guatemala es uno de los pocos países que tiene una ley abordando explícitamente el cambio climático, el Plan estratégico de cambio climático del Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación. El plan consiste de tres ejes estratégicos, con acciones de adaptación, mitigación y fortalecimiento institucional. La ley creó el Consejo Nacional de Cambio Climático, integrado por representantes del sector público, academia y sociedad civil. Existe también un plan estratégico que atañe al sector agropecuario y una unidad de cambio climático para articular acciones respectivas. La implementación en campo se realiza mediante el sistema nacional de extensión rural y las mesas departamentales. Todas estas acciones están delineadas en el plan nacional de desarrollo K’atun 2032.

En Guatemala, se considera que el sector agrícola se encuentra activamente participando en el diseño de las políticas de adaptación al cambio climático. La información base para la elaboración de dichas políticas en general proviene de planes y programas nacionales. El diseño del plan de adaptación nacional analizado se llevó a cabo mediante el análisis matricial de la política, talleres de validación y entrevistas. Los principales responsables del diseño fueron representantes de distintos sectores gubernamentales, mientras que la asistencia técnica fue brindada por el sector académico. El plan incluye temas transversales de género e interculturalidad. El monitoreo final se espera que se realice aprovechando el sistema pre existente del SIPSE.

Al momento, la estrategia de adaptación en Guatemala se encuentra avanzando parcialmente en el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación, con involucramiento completo del sector productivo. Sin embargo, no cuenta con fondos asignados ni con un sistema de monitoreo apropiado, y con avance parcial también en la asignación de responsabilidades, la evaluación del proceso y la comunicación de resultados.

El marco institucional dado por la Estrategia nacional de adaptación al cambio climático para el sector agroalimentario de Honduras (ENACCSA) por su parte incluye varios mecanismos de articulación multisectoriales. Por ejemplo, la información meteorológica se difunde entre los productores mediante mesas agroclimáticas locales. La estrategia nacional de adaptación al cambio climático del sector agroalimentario se articula mediante la Secretaría de Agricultura y Ganadería, incluyendo mecanismos de mitigación de riesgo. La Secretaría de Agricultura también lleva a cabo actividades mediante el plan estratégico institucional y operativos anuales. Este plan se estructura a través de cuatro ejes estratégicos, tres respecto al fortalecimiento institucional y de capacidades técnicas en distintos sectores gubernamentales, y uno con acciones específicas referidas a la sequía e inundaciones.

El sector agropecuario se encuentra menos activo en el diseño de las políticas de adaptación al cambio climático, dejando un margen significativo para avanzar al respecto. Un mandato presidencial priorizando explícitamente al corredor seco forma parte junto a otros planes y estrategias nacionales de la información base para la elaboración de dichas políticas. El plan de adaptación se desarrolló haciendo usos de talleres, reuniones locales en el corredor seco e intersectoriales con representantes de la Secretaría de Agricultura y Ganadería. El diseño involucró representantes gubernamentales, así como de la sociedad civil y academia, mientras que el soporte técnico fue brindado por organizaciones de cooperación y desarrollo internacional. Similar a Guatemala, los temas transversales al plan de adaptación se refieren a género y pueblos originarios. El sistema de monitoreo para el cumplimiento de las metas está aún en construcción.

En general, los autores son capaces de delinear los planes de adaptación requeridos a nivel nacional y regional, además de identificar puntos claves para poder avanzar con los mismos. Se apunta así como fundamental la promoción de la evidencia científica, el intercambio de conocimientos, el acceso a fuentes de financiamiento desde fondos climáticos y la coordinación regional de actividades. Sin embargo, para poder evidenciar la política en actividades efectivas, es necesario engendrar la gobernanza de la planificación y gestión de los proyectos verticalmente, desde los responsables del diseño hasta los implementadores mismos. Finalmente, para poder identificar el grado de eficiencia de las actividades desarrolladas, se requiere acompañarlas con indicadores y sistemas de monitoreo y evaluación relevantes, inclusive la sistematización y diseminación de la información resultante.

Para obtener más detalle sobre estos planes de adaptación, así como aquellos para otros países participantes de Latinoamérica, se puede consultar el documento completo en el siguiente enlace.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Flickr: John Donaghy