Aún con cosechas positivas, el corredor seco es vulnerable
Source: Flickr user: amslerPIX
Share

Habiendo dado por terminada la temporada de cosechas de 2017/2018, hogares en Centroamérica han iniciado los procesos de siembra para la cosecha de Primera de la siguiente temporada. En este contexto, FEWSNET ha publicado dos documentos actualizando la situación de cosechas y seguridad alimentaria al momento en los países de la región.

En la Actualización de Monitoreo Remoto de abril de 2018, FEWSNET nota que finalmente, hogares del corredor seco en Honduras y El Salvador se muestran en inseguridad alimentaria mínima. La combinación de malas cosechas con falta de empleo temporal acumulado durante cinco años (en especial entre 2014 y 2016), habían perjudicado severamente la situación de los hogares, pero la posterior recuperación de las cosechas de granos básicos, así como mejora en el corte de café les han finalmente beneficiado.

Si bien hubo consecutivas cosechas buenas, la recuperación tomó un largo tiempo dado que los hogares debieron reconstruir activos perdidos durante las crisis mediante endeudamiento o liquidación de los mismos. Hogares en el sur de Honduras, oriente y occidente de El Salvador y norte de Nicaragua, sin embargo, pueden encontrarse en “Estrés” ante el agotamiento de reservas y falta de ingresos aún de la Primera por cosecharse.

La producción de granos de la temporada siguiente, 2018/2019 tiene así un contexto positivo, estimándose resultados similares a los de la temporada que acaba de cerrar. En Honduras, se estima producción para 2018/2019 alrededor de 20 millones de quintales. Siguiendo los movimientos estacionales, los precios de los granos se muestran en alza dada la falta de entrada de producto al mercado. Sin embargo, están alcanzando niveles superiores aún de lo observado en los últimos cinco años con los efectos esperados en la seguridad alimentaria de los hogares.

El sector cafetalero en El Salvador se muestra en plena recuperación, con un resultado un 6 por ciento superior al de la cosecha de 2016/2017. En Honduras, las exportaciones aumentaron un 5 por ciento durante la última temporada. La roya se hizo presente en Honduras, con una incidencia del 7 por ciento a nivel nacional en variedades no susceptibles y del 2 por ciento en variedades resistentes.

Se esperan lluvias cercanas a lo normal en la mayor parte del territorio, excepto en el sur de Honduras y noroeste de El Salvador. Irregularidad estimada en los regímenes pluviales a partir de julio anunciarán el establecimiento de la canícula. Excesos de lluvias productos de eventos ciclónicos podrían provocar mayor incidencia de Roya a la de la temporada pasada en El Salvador, afectando la productividad del cultivo y las oportunidades de empleo durante el corte.

Para el caso de Guatemala, FEWSNET publica en la Actualización de la Perspectiva de Seguridad Alimentaria que, de forma similar, la mayor parte del país se encontrará en fase de inseguridad alimentaria Mínima, exceptuando hogares del corredor seco este y oeste que se califican en “Estrés”. Esto se debe a que, si bien han tenido buenos resultados en las últimas cosechas, estos hogares aún no han sido capaces de recuperar sus estrategias de supervivencia luego de las crisis sufridas durante los últimos años, en especial 2014 y 2016.  

En abril terminó la cosecha Tardía o de Apante en Petén, lo que está disminuyendo la entrada de granos a los mercados. El abastecimiento del mercado está conformado por la combinación de los resultados promedios de la cosecha de Apante, entrada de producto de México, y restos almacenados de la Postrera 2018. Esto hace que los precios a marzo se mantuviesen estables, con una leve alza a partir de abril.

En el mercado laboral, si bien se observa el fin de la demanda relacionada con cultivos de exportación como el café y el azúcar, el inicio de las lluvias implica el comienzo de las labores para los cultivos de frutas y hortalizas y preparación de tierras para la cosecha de Primera. Esto se traduciría así en un traslado de empleo entre estas dos actividades en vez de pérdidas de ingresos por los jornaleros. El Gobierno de Guatemala tiene previsto poner en curso el Plan de Respuesta al Hambre Estacional con asistencia alimentaria y monetaria a hogares que se identifiquen como en riesgo de inseguridad alimentaria en el corredor seco.

Los pronósticos a septiembre de 2018 indican que la situación se mantendrá estable, con buenas proyecciones dado que los resultados obtenidos en 2017/2018 fueron superiores a lo observado previamente. La siembra de 2018/2019 podría incluso verse beneficiada con un mejor flujo de insumos, gracias a que los hogares han sido capaces de invertir los ingresos previos. Esto mitigaría efectos de la canícula, que se espera que se manifieste en los rangos normales. No se prevén shocks que puedan magnificar la situación en hogares bajo riesgo.

Por más detalle, se puede consultar la Actualización de Monitoreo Remoto para Honduras y El Salvador en el siguiente enlace, y la Actualización de la Perspectiva de Seguridad Alimentaria para Guatemala aquí.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Flickr user: amslerPIX