La Roya del Café en Centroamerica
Source: Summer Allen
Share

Autores: Valeria Pi√Īeiro, Sam Morley y Pablo Elverdin

La roya ha tenido una gran incidencia en las plantaciones cafeteras del istmo centroamericano, afectando gravemente la producci√≥n desde el primer a√Īo de su reaparici√≥n. La cosecha 2012/2013 present√≥ ca√≠das del 21% en el conjunto de los cinco pa√≠ses analizados, p√©rdidas que se han profundizado en la siguiente campa√Īa (2013/2014) hasta significar una ca√≠da de casi el 29% con respecto a la cosecha previa a la enfermedad. Para graficar, las p√©rdidas acumuladas durante las dos √ļltimas campa√Īas cafeteras son equivalentes a la mitad de una cosecha anual de los a√Īos previos a la enfermedad. Claramente, esta magnitud de p√©rdidas en un producto tan relevante para la econom√≠a los cinco pa√≠ses, tiene un importante impacto en el resto de la econom√≠a; ya sea a trav√©s de su aporte al PIB, de su contribuci√≥n a la generaci√≥n de divisas a trav√©s de las exportaciones o en la creaci√≥n de empleo (y por consiguiente en la reducci√≥n de la pobreza, sobretodo rural).

Al respecto, durante el 2011 el café significó entre el 0.5% y el 5.1% del PIB en los países de la región y contribuyó, en promedio, con el 10.4% de las exportaciones totales (17.3% si no se tienen en cuenta las exportaciones realizadas mediante el régimen de perfeccionamiento activo y/o las originadas en zonas francas). Al mismo tiempo, fue generador de unos 1.9 millones puestos de trabajo, por lo que su aporte a la pobreza es sustancial. En este sentido, vale notar que su contribución no sólo es significativa por la cantidad de puestos de trabajos permanentes y temporarios que genera, sino también porque los salarios promedios del sector café son superiores a los pagados en el resto de las actividades agropecuarias, observándose que en general, las familias rurales que trabajan en el sector café tienen una tasa de incidencia en la pobreza menor al promedio de las familias rurales.

Entonces, si los gobiernos locales no toman medidas para enfrentar la enfermedad, la producci√≥n de caf√© ser√° entre un 61% y 87% inferior a la trayectoria de base en 2018 (donde Costa Rica es el pa√≠s con menores p√©rdidas y El Salvador es el m√°s afectado), hasta casi desaparecer en 2023. Si bien es cierto que incluso en ausencia de la roya, no se esperaba que el crecimiento de Centroam√©rica fuera demasiado elevado, el impacto negativo de la enfermedad es significativo. De no tomar medidas, la tasa de crecimiento ponderada de la regi√≥n caer√° desde el 2.7% anual hasta el 0.5%, siendo que el mayor impacto se sentir√° en Nicaragua y Honduras, donde se espera que cada uno de ellos resigne entre 0.3 y 0.02 puntos porcentuales de crecimiento anual durante los pr√≥ximos diez a√Īos. Dicho de otro modo, es esperable que de no realizar acciones para contrarrestar a la roya, para 2023 el PIB de la regi√≥n ser√° un 1.5%¬† menor a lo que habr√≠a sido en ausencia de la enfermedad.

En este sentido, se observa que la ca√≠da en la producci√≥n no s√≥lo afecta a la cantidad de los granos producidos, sino tambi√©n a su calidad, lo que provoca mayores p√©rdidas en los ingresos de exportaci√≥n, ya sea por la reducci√≥n en los precios que un caf√© de menor calidad consigue, o directamente porque no posee la calidad suficiente para ser comercializado externamente. As√≠ entonces, las exportaciones de la regi√≥n han ca√≠do un 25% en volumen entre las cosechas 2011/2012 y 2013/2014, mientras que como consecuencia de la ca√≠da de los precios internacionales, la generaci√≥n de divisas cay√≥ en casi un 38% entre esas mismas campa√Īas.

Afortunadamente, √°rboles resistentes a la enfermedad se han desarrollado e implantado con √©xito en otros pa√≠ses, e incluso recientemente se han desarrollado localmente variedades con esas propiedades. Gracias al trabajo previo desarrollado por las instituciones locales y otros organismos internacionales, se nos ha facilitado estimar el costo de reemplazo de los √°rboles enfermos en cada uno de los pa√≠ses analizados. Entonces, dado que la severidad y extensi√≥n de la enfermedad difiere entre ellos, la necesidad de inversi√≥n requerida en cada uno tambi√©n es diferente. De este modo, se estima que la inversi√≥n anual necesaria en Honduras durante los tres a√Īos de transici√≥n es equivalente al 0.97% del PIB, mientras que √©sta ser√≠a igual al 0.94% en Nicaragua, 0.56% en El Salvador, 0.35% en Guatemala y 0.30% en Costa Rica.

Intervenciones propuestas durante el estudio

De las simulaciones realizadas durante nuestro trabajo, resulta claro que la estrategia más conveniente a seguir es la que plantea la rehabilitación de las áreas afectadas, ya sea aquellas que directamente han sido declaradas improductivas, como las que evidencian importantes disminuciones en la producción.

Al respecto, debe tenerse en cuenta que el 80.4% de los cafetales existentes en Centroamérica están implantados con variedades susceptibles a la roya y que aproximadamente el 50% del área total de más de 1.3 millones de manzanas sembradas en estos cinco países está afectada por la enfermedad. Al mismo tiempo, a mediados de 2013 se estimaba que el 30.2% del área total debía ser destinado a poda, recepa o directamente a renovación (unas 397 mil manzanas aproximadamente). Por ello, se considera que, de llevar adelante una política que busque recuperar la capacidad productiva del sector, serán necesarios alrededor de US$ 652 adicionales de inversión (el monto total usado en nuestros escenarios), para rehabilitar los cafetales más afectados.

Al respecto, tanto los gobiernos nacionales, como las instituciones sectoriales de los países afectados (ICAFE, ANACAFE e IHCAFE, entre otras), varios organismos internacionales (PROMECAFE, CATIE, IICA, etc.) y algunos gobiernos extranjeros, ya han empezado a trabajar en temas prioritarios como son la investigación en variedades resistentes a la roya, servicios de extensión dirigidos a la transferencia de conocimientos y de tecnología, el mejoramiento del uso y conservación de los suelos, calidad y uso de fungicidas, y prácticas agronómicas, entre otro tipo de acciones.

La roya y la pobreza rural

La pobreza, y sobre todo la pobreza rural, es un factor demasiado relevante, ya que la misma explica más del 62% de la pobreza total en estos países. Individualmente, la pobreza alcanza a más del 45% de la población rural en el caso de Guatemala, Honduras y Nicaragua (54.8%, 49.6% y 45.7% respectivamente), aunque también es significativamente alta en El Salvador, alcanzando al 26% de las personas. Por su parte, Costa Rica es el que muestra los mejores índices, donde sólo el 7.7% de la población rural se encuentra por debajo de la línea de pobreza.

Si los gobiernos de los países afectados optan por no tomar medidas, la pobreza rural se elevará en todos los países, sobre todo en Nicaragua y Honduras, quienes son los que están más expuestos y son los que tienen menor capacidad de transferir recursos desde el sector cafetero a otros sectores de exportación. De no hacer nada, para el 2023 la tasa de pobreza rural será 3 puntos porcentuales superior en Nicaragua y un 2.6 puntos porcentuales más alta en Honduras, pero también muestra incrementos en los otros tres países aunque en menor cuantía. En cambio, si los países deciden reemplazar los árboles enfermos, no sólo pueden acercarse a compensar las pérdidas en la producción y las exportaciones, sino también pueden lograr un efecto compensación de gran alcance en la pobreza. El reemplazo de los cafetales afectados reducirá la pobreza en cada uno de los países estudiados. En Nicaragua, por ejemplo, la opción de tratamiento reduce la pobreza en 3.4 puntos porcentuales en relación con lo que habría sido si no se toman medidas.

Dicho esto, vale mencionar que el objetivo de nuestro estudio fue dise√Īar diferentes escenarios usando modelos din√°micos recursivos de equilibrio general (CGE), donde no s√≥lo se combate la roya del caf√© a trav√©s de la recuperaci√≥n de la capacidad productiva de los cafetales, sino que tambi√©n se incluyeron diferentes alternativas de pol√≠ticas sociales, que pudieran mitigar el impacto econ√≥mico en las familias rurales en el corto plazo.

Entonces, la clara conclusión que surge del presente estudio es que no hacer nada para contrarrestar los efectos de la roya, decididamente afectará negativamente a la economía en su conjunto. En cambio, un decidido y adecuado programa de inversión, que pueda revertir el efecto de la roya en el sector de café, también puede restaurar el ritmo de crecimiento de la economía y reducir significativamente la incidencia de la pobreza en el sector, hasta alcanzar el nivel en el que hubiera estado si no se hubiera presentado la enfermedad.

Para obtener más información, por favor visite el siguiente enlace.

Crédito de la foto:Summer Allen