Daños y Pérdidas en Cosecha de Primera
Source: CIAT
Share

El más reciente reporte de FEWS NET para América Central explica los daños y pérdidas en la cosecha de primera para los agricultores de subsistencia.  Algunas zonas de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Guatemala han experimentado una disminución de las lluvias que se presentan en esta temporada. Mientras que en algunas zonas la disminución de las precipitaciones ha variado entre el 5 y 25%, en otras han disminuido entre el 25 y el 50%. Esto ha implicado un estrés de los cultivos que van desde la perdida de rendimientos  hasta las pérdidas totales.

La postergación de la lluvia es sobretodo preocupante para las zonas con inseguridad alimentaria. La extensión de la sequía deja muy vulnerables a los productores a sufrir pérdidas totales de sus cultivos. Las irregularidades de lluvia continúan en la segunda quincena de agosto afectando las siembras de Postrera empeorando la situación de las familias de agricultores de subsistencia y poblaciones pobres que ya se habían visto afectados debido a los daños de las siembras de Primera.

Las áreas más afectadas son las ubicadas dentro del corredor seco.

  • El Salvador: con 20 días secos consecutivos (del 20 de julio al 8 de agosto) en la franja costera de la zona paracentral y en la zona oriental del país, tuvo lo que se constituye una “sequía de intensidad fuerte o severa”. Para el cultivo de maíz se estima que 56.7 mil hectáreas han sufrido pérdidas totales, y 29.1 mil hectáreas han tenido daño parcial. Para el frijol se estimaron 2.4 mil hectáreas con daño total y 473 con daño parcial. Estas pérdidas representan el 64% del área de maíz y el 82% del área de frijol del país.

La falta de reservas alimentarias, pérdidas de cosecha, y reducciones de oportunidades laborales en el sector rural empujaron a hogares de pequeños productores del oriente y occidente en situación de inseguridad alimentaria a ser categorizados en Estrés a partir de septiembre. Esta situación se espera que sea mitigada a través de intervenciones de asistencia gubernamental y de cooperación internacional.

  • Honduras: la Secretaria de Agricultura y Ganadería estima que las pérdidas del maíz fueron del 94% del área cultivada, y del 97% de frijol. El gobierno hondureño ha declarado situación de emergencia en los municipios afectados, dando implementación al Plan de Acción de Seguridad Alimentaria por Sequía a través de una asignación de 100 millones de lempiras que serán destinadas a atender a 161,403 hogares con asistencia alimentaria, así como asistencia técnica a los pequeños productores para la siembra Postrera.

La zona lindera con El Salvador está atravesando el cuarto año consecutivo de pérdidas, lo que conlleva al deterioro de los estándares de vida, complicándose con alzadas de precios y situaciones de desempleo local. Los hogares más estresados que estaban recibiendo asistencia alimentaria hasta agosto y las que se encuentran en el Plan de Atención a Sequia con inseguridad alimentaria Severa podrían encontrarse en crisis a partir de septiembre.

  • Nicaragua: las zonas de la Región Norte y del Pacífico Occidental y Central han sido las principales afectadas. Daños contabilizados en sectores de agricultura de subsistencia y comercial, debido al retraso de siembra. Se reporta que en algunos departamentos las perdidas alcanzan a ser del 75%.

Los hogares más pobres comprendidos por agricultores de subsistencia, jornaleros y pequeños productores ubicados en el norte y centro occidente del país se esperan encontrar en Estrés entre septiembre y noviembre. Esto se debe a la confluencia de pérdidas de siembra, déficit de Primera de 2014, alza de precios de los granos y pocas oportunidades de empleo en la caficultura y ganadería. A partir de Octubre, la situación podría empeorar con falta de agua potable, elote, maíz camagua y alimentos silvestres para consumo humano, llevando los hogares en inseguridad alimentaria a Crisis.

  • Guatemala: se registran tardanzas en el comienzo de las lluvias, con precipitaciones un 50% menor que lo normal. En el Este del país se contabilizaron hasta 37 días sin lluvia, y 28 en el Oeste. Esta situación a su vez, favoreció la aparición de pestes, lo que potenció las pérdidas agrícolas. Se consideran a las regiones del Este y Oeste en Inseguridad Alimentaria Aguda.

Para mayor información, le invitamos a que ingrese al siguiente enlace en donde Máximo Torero, Director de la División de Mercados, Comercio e Instituciones de IFPRI habla de los efectos de la sequía provocada por el fenómeno de El Niño en Centroamérica.

 

Escrito por: Florencia Paz, IFPRI

Crédito de la foto:CIAT