Guía para la integración del enfoque de género
Source: J.L.Urrea (CCAFS)
Share

El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) ha publicado recientemente el documento ‚ÄúGu√≠a para la integraci√≥n del enfoque de g√©nero en pol√≠ticas agropecuarias y de cambio clim√°tico en Am√©rica Latina‚ÄĚ, donde se presentan cinco etapas para la integraci√≥n del enfoque de g√©nero en las pol√≠ticas, que incluyen en s√≠, la perspectiva de g√©nero en cada una.

Mujeres y hombres enfrentan diferente problemas ante el cambio climático, entendiendo que tienen distintos roles en los ámbitos privado y productivo. Este documento, se enfoca en el contexto rural, donde hay roles de género definidos dentro de la producción agropecuaria, acceso y administración de los recursos y toma de decisiones.

Las cinco etapas identificadas en el dise√Īo de las pol√≠ticas y las sugerencias para incorporar el enfoque de g√©nero, son:

  1. Preparación en el comité institucional de género donde se elabora el diagnóstico y se declara la política. Debe estar compuesto por miembros de todos los organismos involucrados en el proceso de formulación, idealmente, con participación equitativa entre hombres y mujeres. El diagnóstico de género es fundamental, ya que se necesita conocer en profundidad el contexto en el que viven las mujeres de grupos sociales con necesidades especiales, lo que implica contar con datos con el mayor nivel de desagregación posible. Este diagnóstico luego sirve como línea base para identificar vulnerabilidades para la política. Es aquí es donde se manifiesta la intencionalidad y compromiso de todas las instituciones involucradas y la justificación de la necesidad del enfoque de género en la política en sí.
  2. Formulación. Se definen en este paso las prioridades de la política a través de consulta con organizaciones de la sociedad civil. Estas organizaciones involucran a todos los miembros que van a ser afectados. Las prioridades entonces pueden definirse en base a las necesidades propias y distintas entre hombres y mujeres y tomando en cuenta el contexto.
  3. Elaboraci√≥n y Planeaci√≥n. El documento de pol√≠tica debe estar expresado en un lenguaje incluyente, donde se expliciten las necesidades de cada g√©nero bajo distintos contextos. Los principios transversales implican que la cuesti√≥n de g√©nero tambi√©n act√ļa en paralelo con otras condiciones de la persona, como ser juventud, etnia o tercera edad. Por lo tanto, debe estar claro que si bien son perspectivas independientes, en general se requiere accionar en los distintos campos al mismo tiempo. Nuevamente, un esfuerzo debe realizarse para ser lo m√°s inclusivos posibles para poder delinear un mapa integral de necesidades de cada g√©nero y si las organizaciones no se encontrasen lo suficientemente preparadas, se debe invertir en capacitaci√≥n y formaci√≥n para asegurarse la participaci√≥n activa de las mujeres en los espacios de toma de decisiones y de consulta.
  4. Implementación. En esta etapa, se busca priorizar actividades, presupuesto y elaborar un plan de acción. Las políticas deben tener como prioridad eliminar las brechas entre los géneros y para ello concentrarse en actividades enfocadas en las inequidades. Un presupuesto incluyente implica especificar las actividades propuestas y los posibles impactos diferenciando entre géneros. El plan de acción debe ser lo más específico posible, detallando objetivos a largo plazo, las estrategias para lograrlos y acciones y actividades a llevar a cabo.
  5. Monitoreo y Evaluaci√≥n. Fundamental seleccionar indicadores sensibles de g√©nero y estrategias de seguimiento que permitan la evaluaci√≥n del progreso y √©xito de las pol√≠ticas. Algunos ejemplos de indicadores sugeridos para resaltar la situaci√≥n de g√©nero son: cambio en los procesos de formalizaci√≥n conjunta de tierras, n√ļmero de grupos de mujeres participantes en los bancos de semillas, monto de los cr√©ditos concedidos a mujeres, rendimiento de dichos cr√©ditos y cambios en la producci√≥n de alimentos basados en el acceso de los recursos productivos.

Otra herramienta extremadamente √ļtil para esta etapa es el √ćndice de Empoderamiento de la Mujer en Agricultura (discutido en este art√≠culo), que sirve para medir el empoderamiento y agencia de las mujeres en los roles, funciones y participaci√≥n en los distintas √°reas del sector agr√≠cola, y se elabora en base a entrevistas independientes a hombres y mujeres. Con esta informaci√≥n, el comit√© institucional deber√≠a publicar reportes peri√≥dicos detallando el progreso de la implementaci√≥n de las pol√≠ticas, dando pormenores en los avances en lo que respecta a la brecha de g√©nero.

Como ejemplo de la importancia de la consulta con organizaciones de mujeres, el documento presenta un caso de estudio sobre una iniciativa de participación activa de mujeres rurales en la formulación de la estrategia regional de cambio climático en Centroamérica. El Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana (FMICA), la Unidad Regional para la Asistencia Técnica (RUTA) y CoopeSoliDar pusieron en marcha un proyecto con las mujeres de la región Changuinola-Sixaola en la frontera entre Panamá y Costa Rica. Las mujeres identificaron eventos de shocks productivos causados por irregularidades climáticas, e intercambiaron sus estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático. Acordaron que es fundamental incluir de representantes de organizaciones rurales en los procesos de toma de decisiones, meditar sobre los efectos que el cambio climático tiene sobre las mujeres, capacitar a las mujeres en nuevas tecnologías para la mitigación, promover del intercambio de las mismas, habilitar fondos a nivel regional para fortalecer organizaciones de mujeres y así financiar actividades de mitigación y micro-emprendimientos ecológicos. Estas sugerencias fueron luego tomadas en cuenta para la Estrategia Regional de Cambio Climático de Centroamérica de 2010.

Se presenta un ejemplo de la inclusi√≥n del enfoque de g√©nero a trav√©s de la Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial (ECADERT). La Secretar√≠a Ejecutiva del Consejo Agropecuario Centroamericano, SECAC, elabor√≥ para la Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial 2014 un Plan de Acci√≥n en G√©nero, donde se puntualiza la necesidad de establecer est√°ndares m√≠nimos para la integraci√≥n del enfoque de g√©nero en el dise√Īo de pol√≠ticas y estrategias sectoriales. El objetivo es facilitar el di√°logo e intercambio entre mujeres l√≠deres de distintas organizaciones y los diferentes actores en el desarrollo de las pol√≠ticas y as√≠ elaborar un mapeo de las organizaciones de mujeres relacionadas con el sector agropecuario, para luego redactar un documento institucional donde se precise la situaci√≥n particular de hombres y mujeres rurales, estableciendo el rol de las mujeres en la producci√≥n, SAN y cambio clim√°tico.

Puede encontrar el reporte en su completitud en el siguiente link y m√°s detalle en el √ćndice de Empoderamiento de la Mujer en la Agricultura aqu√≠.

Escrito por Florencia Paz, MTID.

Crédito de la foto:J.L.Urrea (CCAFS)