Perspectivas de la Agricultura y del Desarrollo Rural
Source: Alam Ramírez Zelaya
Share

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) han publicado recientemente el documento Perspectivas de la Agricultura y del Desarrollo Rural en las Américas: una Mirada hacia América Latina y el Caribe 2015-2016.

En el mismo, se analiza posibles perspectivas de crecimiento y desarrollo para el sector agrícola dado el desaceleramiento contextual de la demanda global de productos agrícolas, dado el lento crecimiento en la Unión Europea y el enfriamiento de la economía en los países emergentes. Esto, sumado a las crisis de naturaleza climática que impactarán a la región, hace que en el presente la misma se encuentre con nuevos retos.

El documento est√° organizado en 4 cap√≠tulos que se concentran alrededor del contexto macroecon√≥mico, contexto agr√≠cola, bienestar rural y las pol√≠ticas e instituciones por separado. El primer cap√≠tulo explica el actual contexto macroecon√≥mico, donde a√ļn la econom√≠a global no se ha recuperado del todo, con la regi√≥n en conjunto esperando una tasa de crecimiento para 2015 m√°s baja que la del 2009, debido a la contracci√≥n de algunos pa√≠ses del cono sur. Sin embargo, hay buenas perspectivas de financiamiento, dado que los bonos de la regi√≥n tienen tasas redituables cuando se las compara con las de los otros pa√≠ses (sobre todo con Estados Unidos manteniendo sus tasas de inter√©s a√ļn bajas).

El principal inconveniente es que los precios observados de las materias primas, motores de las econom√≠as de LAC tienen tendencia descendiente a nivel global, perjudicando los t√©rminos de intercambio (TDI). En la √ļnica subregi√≥n donde el efecto es contrario es Centro Am√©rica, dado que son importadores netos de materia prima, y por lo tanto, sus TDI han sido beneficiados a trav√©s del abaratamiento relativo de los alimentos y energ√≠a. En este momento, Centro Am√©rica comercia un 40% de sus exportaciones con los EEUU, por lo que se espera que con la recuperaci√≥n del mismo, mejore la balanza comercial de dicha regi√≥n. ¬†En lo que se agrega a las perspectivas, preocupa c√≥mo la implementaci√≥n de los futuros acuerdos TPP (Acuerdo Estrat√©gico Transpac√≠fico de Asociaci√≥n Econ√≥mica) y TTIP (Acuerdo Transatl√°ntico sobre Comercio e Inversi√≥n) puedan influir en el intercambio global y distorsiones a trav√©s de preferencias comerciales, sobre todo dado que s√≥lo 3 pa√≠ses pertenecen al primero (M√©xico, Per√ļ y Chile), y ninguno es parte de las negociaciones del segundo. Se espera tambi√©n un aumento en la Inversi√≥n Extranjera Directa, que fue generalizado ya en la regi√≥n. En lo que se respecta a Centro Am√©rica, se observa que fue principalmente destinada a cultivos tropicales (ca√Īa de az√ļcar, aceite de palma, c√≠tricos y banano). ¬†

En el segundo capítulo se describen el contexto sectorial y la agricultura específicamente. El sector agrícola ha tenido tasas de crecimiento más altas que el resto de la economía, debido principalmente a un aumento de productividad, aunque también compartiendo la tendencia de desaceleración generalizada. Para la región de Centro América, se observa que el crecimiento del sector agrícola de Honduras y Guatemala fue mayor que el promedio de la región (2.9%), mientras que El Salvador tuvo tasas positivas, aunque menores al crecimiento promedio de la región del sector agrícola. Además, estos países también tuvieron en conjunción con el resto de la región una depreciación de la moneda.

Los autores esperan que para la próxima década, los precios de los alimentos sufran una tendencia a la baja, lo que pone en riesgo el modelo agro-exportador de la región. Proponen como solución el aumento a la productividad, para así lograr un crecimiento sostenible y además con fines de proteger al sector de las vulnerabilidades intrínsecas del agro. En cuanto a la producción en sí, el documento reconoce las diferencias intrarregionales entre los resultados debido a la influencia climática. Así es como el cono sur tuvo cosechas récords de cereales, mientras que Centro América está viviendo una de los peores rendimientos de cereales y café debido a la sequía y brotes de roya.

Las expectativas de ca√≠das de los precios se debe a que otras regiones del mundo han podido incorporar nuevas tierras a la producci√≥n y en conjunci√≥n con nuevos desarrollos tecnol√≥gicos como ser Organismos Gen√©ticamente Modificados que provoc√≥ un descenso de los costos, la producci√≥n global de yuca, frutas, caf√© y cacao ha aumentado en Asia y √Āfrica. Se realza la inclusi√≥n de medios de producci√≥n ecol√≥gicos como ser bioinsumos, y espera su r√°pida propagaci√≥n en los a√Īos venideros en la regi√≥n. Adem√°s, hay un reenfoque hacia cultivos de alto valor para el mercado internacional como ser qu√≠noa, ch√≠a, hierbas varias, y certificaciones org√°nicas y de comercio justo. Esto llama a la necesidad de fortalecer a la agricultura familiar y sus v√≠nculos con los mercados dado que son la fuente de estos tipos de cultivos.

En cuanto al sector ganadero, se espera que en los pr√≥ximos a√Īos, la demanda de prote√≠nas de origen animal aumente, principalmente por parte de los pa√≠ses en desarrollo. LAC representa el 25% de la producci√≥n vacuna y 20% de la av√≠cola a nivel mundial. Sin embargo, la regi√≥n se caracteriza por sistemas extensivos aunque hay presi√≥n por realizar una transici√≥n hacia sistemas m√°s intensivos, aunque es necesario facilitar tecnolog√≠as que lo faciliten para los peque√Īos productores. El consumo de mariscos y pescados ha crecido dentro de la regi√≥n, gracias a cambios de pr√°cticas de salud y ubicuidad de los platos, por lo que no tan solo hay que enfrentarse a un aumento de demanda externa, sino interna tambi√©n. En este campo, se ha desarrollado pr√°cticas de acuicultura, que se increment√≥ un 70%, y tiene gran presencia de la peque√Īa y mediana empresa. Esta expansi√≥n reclama mayor institucionalidad para preservar los recursos pesqueros e h√≠dricos para futuras generaciones. En lo que respecta a la administraci√≥n de bosques, hay una situaci√≥n de emergencia por la deforestaci√≥n y degradaci√≥n de suelos. Este recurso est√° en permanente conflicto con la inclusi√≥n de nuevas tierras para las explotaciones agro-ganaderas y urbanizaciones. Existen iniciativas de administraci√≥n comunitaria de recursos forestales en combinaci√≥n con agricultura familiar, espec√≠ficamente en Centro Am√©rica (Panam√° y Guatemala para dar algunos ejemplos) e implementaci√≥n de proyectos REDD+ (o Reducir Emisiones por Deforestaci√≥n y Degradaci√≥n de los Bosques, con sus siglas en ingl√©s) para ‚Äúsecuestrar‚ÄĚ carbono del ambiente.

En el tercer cap√≠tulo se analiza el Bienestar Rural, espec√≠ficamente en lo que respecta a la desigualdad de ingresos y la situaci√≥n de los ni√Īos y mujeres. Han observado que en los pa√≠ses de LAC existe una transici√≥n persistente desde actividades agr√≠colas hacia actividades no agr√≠colas como fuente de ingreso de los hogares. Esto se debe a contracci√≥n de la oferta de mano de obra, ya sea por sobre-capacitaci√≥n, como ser j√≥venes educados, o falta de habilidades, como ser individuos sin los conocimientos necesarios para utilizar las nuevas tecnolog√≠as empleadas. Se contrastan los casos de Honduras y Nicaragua en cuanto al empleo cuentapropista no agr√≠cola. Para el primero est√° relacionado ¬†con el acceso a mercados al por menor, que incentiv√≥ a las mujeres a realizar actividades de cuenta propia a pesar de tener poco acceso a los canales de cr√©dito formal. En Nicaragua, por su parte, se debe a la expansi√≥n del sector del turismo. En el mismo an√°lisis, los autores observaron una disminuci√≥n de la pobreza (entre 2000 y 2012, para Honduras hubo una ca√≠da generalizada de la tasa de pobreza del 10% mientras que para el sector rural en El Salvador fue 10% cuando en el sector urbano aument√≥ la misma) y de la desigualdad de ingresos (aunque para el caso de Honduras ,la desigualdad rural aument√≥ debido a la ca√≠da de los salarios rurales), aumento de la proporci√≥n de mujeres j√≥venes identificadas como jefes de hogar(Honduras en un 7%, y El Salvador en un 2%), presencia de mujeres mayores que abandonan el mercado laboral formal para verterse a actividades de √≠ndole informal, y ca√≠da de las tasas de empleo rural en j√≥venes menores de 25 a√Īos (preocupante para Honduras con una ca√≠da mayor al 6% espec√≠ficamente). Estas observaciones refuerzan las recomendaciones para promocionar la diversificaci√≥n de actividades de los hogares rurales y la inversi√≥n en capital humano.

En el √ļltimo cap√≠tulo, se hace hincapi√© en las Pol√≠ticas e Institucionalidad. Es aqu√≠ donde se resalta la labor en lo que respecta a pol√≠ticas que la regi√≥n ha realizado en com√ļn para el desarrollo rural. Principalmente, se resaltan proyectos relacionados con la equidad y aumento de ingresos para los peque√Īos productores, aumento de la productividad y competitividad para asegurar la presencia en los mercados internacionales, y la sostenibilidad ambiental.

Puede leer en más detalle el reporte completo aquí.

Escrito por Florencia Paz, MTID.

 

Crédito de la foto: Alam Ramírez Zelaya