Honduras, shocks externos en una econom√≠a abierta peque√Īa
Source: Dennis Jarvis
Share

Se public√≥ recientemente el Documento de Discusi√≥n No. 01477 de IFPRI, ‚ÄúAdjusting to External Shocks in Small Open Economies ‚Äď The Case of Honduras‚ÄĚ escrito por Samuel Morley y Valeria Pi√Īeiro. En el mismo, realizan un an√°lisis del crecimiento de la econom√≠a de Honduras en diferentes aspectos: Primero, ¬Ņcu√°les son los motores del crecimiento?,¬† ¬Ņc√≥mo han cambiado estos mismos?, y ¬Ņest√°n estos cambios relacionados con la naturaleza c√≠clica del crecimiento en Honduras?; Segundo ¬ŅQu√© tan importantes son los shocks ex√≥genos negativos de la balanza de pagos para explicar los per√≠odos de poco crecimiento? Y tercero, ¬ŅQu√© pueden hacer los responsables de las pol√≠ticas para mitigar los efectos de los shocks ex√≥genos externos y aumentar el crecimiento?

La motivaci√≥n yace en que Honduras presenta un desaf√≠o para quienes est√°n interesados en buscar una estrategia estable de crecimiento. Hasta 1980, Honduras observ√≥ un fuerte crecimiento, pero luego la econom√≠a se desacelero por m√°s de 20 a√Īos, a tal punto que s√≥lo en 1998 Honduras tuvo niveles de ingreso per c√°pita comparables a los vividos en 1980. Durante 2004-2008 las tasas de crecimiento rondaron alrededor del 6%, pero la crisis de 2009 repercuti√≥ en una recesi√≥n en el pa√≠s. Si bien la econom√≠a se recuper√≥, nunca alcanz√≥ los niveles vividos a principio de los 90, esto se debe en parte a que desde 2007 dos fuentes de ingresos externos como son las exportaciones de maquila y las remesas se han visto en declive en t√©rminos reales, shocks graves en una econom√≠a abierta como la hondure√Īa.

A través de un modelo de equilibrio general (CGE), se exploran las políticas a disposición del gobierno para atenuar los efectos de los shocks exógenos en la economía. Particularmente, se analiza cómo los resultados de distintas políticas son afectados por la estructura de la economía y el grado de rigidez del tipo de cambio y el salario real.

Si el modelo asumiese pleno empleo tanto de capital como trabajo, se sabe que se necesitará una devaluación real lo suficientemente grande para compensar un shock de la balanza de pagos negativo. Esto implica una devaluación de la tipo de cambio real, o si el tipo de cambio fuese fijo, una considerable subida de los precios internos (incluidos los salarios). Ambos casos provocarán que los precios relativos de los bienes transables aumenten, aunque en el primero es por un aumento del precio doméstico de los precios transables (dado que es más rentable venderlos en el mercado exterior) a causa de la devaluación, y en el otro por una caída de los no transables (trabajo local).

El modelo ¬†CGE por s√≠ s√≥lo, no mostrar√≠a gran diferencia entre estas dos opciones si los precios y los salarios son flexibles, pero si uno analiza las pol√≠ticas implicadas surgen diferencias severas. Ante un tipo de cambio flexible, una devaluaci√≥n provocar√≠a virtualmente la subida autom√°tica de todos los precios de la econom√≠a, perjudicando a los tenedores de bonos (deuda del estado, en este caso, hondure√Īo) y a aquellos que se hubiesen endeudado en moneda extranjera (por lo com√ļn, d√≥lares). Si el tipo de cambio es fijo, lo que se generar√≠a es una ca√≠da de los precios internos y salarios, que s√≥lo es posible a trav√©s de una recesi√≥n. En este caso, los tenedores de bonos son beneficiados, y los trabajadores del sector de no transables se ven gravemente perjudicados.

El modelo se complica a√ļn m√°s al contemplar factores del mundo real relevantes al caso de Honduras dentro del modelo. Por ejemplo, Honduras tiene un salario m√≠nimo fijo para el caso del trabajo formal no capacitado y tiene una pol√≠tica de tipo de cambio de paridad m√≥vil (semi-fija). Esto implica que¬† los ajustes necesarios se sufrir√°n en los precios de los bienes no transables. Dado que en este escenario los precios tardan en ajustarse en el corto plazo, lo m√°s probable es que dicho ajuste se sufra a trav√©s de cantidades en vez de precios, lo que vaticina una recesi√≥n con ca√≠da de la demanda por importaciones, y la actividad econ√≥mica se ver√° as√≠ afectada por la disponibilidad de moneda extranjera. El tama√Īo y duraci√≥n de una recesi√≥n, si bien inevitable, depender√° de la estructura de la econom√≠a as√≠ como de la rigidez de los precios y salarios internos.

Los autores llegan a la primera conclusi√≥n que la mejor manera para Honduras de protegerse ante shocks externos, es a trav√©s de la expansi√≥n de sus exportaciones, lo que implica el apoyo para los sectores que presenten ventajas comparativas al respecto. En estos sectores es donde el crecimiento y la prosperidad dependen, e incentivan el empleo. En este momento, la base de producci√≥n para exportaci√≥n se concentra alrededor de la maquila y el caf√©. En cuanto a la maquila, este sector se encontr√≥ golpeado fuertemente por la crisis, y no aparenta poder crear m√°s oportunidades de capacidad importadora en los a√Īos venideros. La ca√≠da de los ingresos obtenidos por la maquila han sido recuperados en parte por otras exportaciones de origen agr√≠cola: caf√©, aceite de palma y bananas. La producci√≥n de caf√© se ha visto en auge, duplicando su precio y volumen de exportaci√≥n entre 2008 y 2012. Sin embargo, se encuentra en crisis dado a un brote de roya que se espera que corte los rendimientos en un 25% en los pr√≥ximos a√Īos y la ca√≠da observada de los precios internacionales desde 2012.

Segundo, una depreciaci√≥n es necesaria e inevitable, Honduras ya hizo camino a trav√©s del abandono de la tasa de cambio fija por una cuasi-flexible (paridad m√≥vil), para as√≠ no perjudicar sus niveles productivos, y canalizar el ajuste a trav√©s de precios y no un enfriamiento de la econom√≠a. Tercero, el desarrollo exportador deber√≠a ser dise√Īado con proyectos en mente cuyo financiamiento sea a trav√©s de donantes internacionales o inversi√≥n externa. Finalmente, para mitigar los efectos de los shocks, las exportaciones deber√≠an no estar concentradas en pocos sectores y las pol√≠ticas de salarios m√≠nimos deber√≠an ser reevaluadas.

Puede encontrar el trabajo en más detalle en el siguiente link (en inglés).

Escrito por Florencia Paz, MTID.

Crédito de la foto:Dennis Jarvis