Avances de la Seguridad Alimentaria en El Salvador
Source: Alison McKellar
Share

En un reciente informe de la FAO se presentan los avances y desaf√≠os de la implementaci√≥n de las Directrices Voluntarias en la realizaci√≥n progresiva del derecho a una alimentaci√≥n adecuada en el contexto de la seguridad alimentaria nacional en El Salvador. Las Directrices Voluntarias tienen como objetivo apoyar a los pa√≠ses en la b√ļsqueda de una alimentaci√≥n adecuada y la erradicaci√≥n del hambre mediante la recomendaci√≥n de pol√≠ticas sectoriales e intersectoriales, marcos jur√≠dicos e institucionales y procesos pol√≠ticos incluyentes. Estas est√°n constituidas por un amplio grupo de pol√≠ticas requeridas para afrontar la inseguridad alimentaria mediante un enfoque multidimensional, y pueden ser implementadas paulatinamente y teniendo en cuenta el diferente contexto de los pa√≠ses.

Existe un total de diez y nueve directrices voluntarias entre las que se encuentran i) el mejoramiento de la democracia, buena gesti√≥n p√ļblica, derechos humanos y el Estado de derecho; ii) la promoci√≥n de pol√≠ticas de desarrollo econ√≥mico; iii) el mejoramiento de los sistemas de mercado; iv) la importancia de las instituciones y la necesidad por que exista una para guiar las directrices voluntarias; v) el ajuste los marcos jur√≠dicos; vi) el respeto por el acceso a los recursos y bienes; vii) el establecimiento de redes de seguridad alimentaria; viii) la promoci√≥n de planes de asistencia alimentaria de emergencia, entre otras. ¬†La Directrices voluntarias est√°n destinadas a todos los Estados Partes en el Pacto Internacional de Derechos Econ√≥micos, Sociales y Culturales, entre los que se encuentra El Salvador.

¬†Seg√ļn los autores, del mismo modo que en la mayor√≠a de los pa√≠ses de la regi√≥n, durante las √ļltimas dos d√©cadas El Salvador ha experimentado importantes transformaciones en los √°mbitos social y productivo, especialmente en el √°mbito rural. El conflicto armado que se vivi√≥ en el pa√≠s entre 1980 y 1992, medidas de ajuste estructural implementadas a principios de 1990 y el escenario econ√≥mico internacional, ocasionaron un declive de la importancia de la agricultura en la econom√≠a nacional y un estancamiento del sector agr√≠cola. Estos elementos debilitaron la capacidad productiva de alimentos b√°sicos de El Salvador convirti√©ndolo en un pa√≠s altamente dependiente de las importaciones de alimentos. A la par con esta situaci√≥n en El Salvador se presentan situaciones de pobreza y desigualdad especialmente en el sector rural, en donde actualmente vive el 34,8 por ciento de la poblaci√≥n, concentra el 20,8 por ciento de los empleos del pa√≠s y aporta el 13 por ciento del PIB total.

De acuerdo al documento, en El Salvador se presenta una baja prevalencia de desnutrici√≥n aguda en comparaci√≥n con la desnutrici√≥n cr√≥nica. En la √ļltima medici√≥n oficial realizada en 2008, el 20,8 por ciento de los ni√Īos menores a 5 a√Īos presentaron desnutrici√≥n cr√≥nica y menos del 5 por ciento presentaron desnutrici√≥n aguda. Lo anterior es s√≠ntoma de que la inseguridad alimentaria en este pa√≠s no se debe a contingencias o choques externos sino a procesos m√°s estructurales de deterioro dietario y alimentario que trasciende generaciones. Para contrarrestar esta situaci√≥n los autores consideran que se requiere en primer lugar la atenci√≥n de necesidades inmediatas y en segundo lugar el fortalecimiento de los medios de vida de la poblaci√≥n, de las capacidades estatales y de una estrategia de desarrollo econ√≥mico sostenible.

Seg√ļn el documento, con el transcurso de los a√Īos El Salvador ha demostrado un fuerte y constante avance en el fortalecimiento del marco jur√≠dico e institucional vinculado al derecho humano a una alimentaci√≥n adecuada. Sin embargo, la construcci√≥n e implementaci√≥n de marcos jur√≠dicos e institucionales en este pa√≠s est√° marcada por tres desaf√≠os: i) conseguir consensos normativos en el campo pol√≠tico y social; ii) fortalecer la institucionalidad a pesar de capacidades p√ļblicas altamente restringidas por factores internos y externos; y iii) afrontar el desaf√≠o de la implementaci√≥n efectiva y eficiente.

Aunque existan desafíos por superar los autores destacan los avances en el reconocimiento al derecho humano a una alimentación adecuada el cual se ha manifestado de formas como la creación del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONASAN) en 2009 , la reforma constitucional para la inclusión del derecho al agua y la alimentación de 2012, el Proyecto de Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de 2013, La Ley del Medio Ambiente, El Plan Estratégico de la Seguridad Alimentaria 2013 - 2016 elaborado por CONASAN, entre otros.

En el documento se muestra que durante la década de 1990 y principios de 2000 los programas de atención directa en materia de salud y seguridad alimentaria a los sectores más vulnerables no presentaban consistencia, siendo vulnerables ante los ciclos políticos y económicos y no siendo suficientemente inclusivos. Actualmente se pueden observar avances programáticos como el Plan de Agricultura Familiar y Emprendimiento Rural para la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2011-2014, la conformación de la oferta social articulada en el marco del Sistema de Protección Social Universal; la Reforma a la Salud; y la Política de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático del Sector Agropecuario, Forestal y Acuícola.

Los autores argumentan que la actividad pol√≠tica en funci√≥n de la seguridad alimentaria y nutricional en El Salvador ha estado determinada por un conjunto complejo de factores como el entendimiento mismo de la seguridad alimentaria y nutricional, el n√ļmero limitado de actores, dentro y fuera del poder ejecutivo, el ambiente pol√≠tico no propicio, la d√©bil participaci√≥n de la sociedad civil y la ausencia de mecanismos contundentes en el √°mbito institucional para la promoci√≥n de una mejor gobernanza. A pesar de esto, se han alcanzado ambiciosos procesos de transformaci√≥n pol√≠tica y social como y se han asumido compromisos pol√≠ticos concretos con el derecho a la alimentaci√≥n.

Los autores concluyen el documento resumiendo las lecciones y desaf√≠os en el proceso de la implementaci√≥n de las Directrices voluntarias. Ellos argumentan que aunque en El Salvador existan serias restricciones financieras e institucionales, se ha evidenciado compromiso de ejecutar una transformaci√≥n p√ļblica enfocada en el mejoramiento de la seguridad alimentaria y nutricional. Prueba de esto es que en recientes a√Īos se ha movilizado una considerable cantidad de recursos p√ļblicos con el fin de atender y fortalecer a los peque√Īos productores de alimentos como sujetos clave de la pol√≠tica de seguridad alimentaria. Adem√°s se ha ejecutado un Sistema de Protecci√≥n Social Universal para atender a la poblaci√≥n m√°s vulnerable entre la que se ha incluido a los agricultores familiares de subsistencia.

 

 

Escrito por: Juan Carlos Mora Betancourt

Crédito de la foto:Alison McKellar