Estrategia de Desarrollo de USAID en Honduras
Source: USAID
Share

A fines de enero, la Agencia de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID, por sus siglas en inglés) puso a disposición la Estrategia de Desarrollo para Honduras para el período entre 2015 y 2019. A nivel general, el objetivo es lograr que Honduras fortalezca su prosperidad y seguridad, avanzando el desarrollo económico e inclusivo socialmente en las poblaciones vulnerables.  Así es como que plantea dos objetivos de desarrollo: el primero es aumentar la seguridad de sus ciudadanos en las poblaciones vulnerables en áreas urbanas y de alta criminalidad; el segundo la reducción sostenida de la pobreza extrema en las poblaciones vulnerables en el oeste del país.

Las actividades abarcadas en el segundo objetivo serán estratégicamente localizadas en seis departamentos seleccionados dada la pobreza severa, desnutrición e indicadores de baja educación. . Datos de la línea base del programa Feed the Future en 2012 reflejan que en el oeste del país los hogares no tienen acceso a electricidad, y el 40 por ciento de los niños menores a 5 años sufren de desnutrición crónica. Además, en los departamentos de Lempira e Intibucá, casi la mitad de los niños sufren de retraso de crecimiento, y el 46 por ciento de las familias carecen de letrinas. Además, en las escuelas rurales, el 77 por ciento de los niños que completaron el sexto grado, no pueden leer y escribir al nivel que reportan.

Las intervenciones están diseñadas para que los individuos puedan adquirir las herramientas necesarias para incrementar sosteniblemente sus ingresos a través del mejoramiento de la administración de recursos y capacidad humana. En lo posible, USAID se enfocará en subgrupos de los individuos extremadamente pobres, particularmente en las mujeres y jóvenes para así evitar mayor marginalización y maximizar los resultados. Las intervenciones serán agrupadas así las comunidades seleccionadas se beneficien de las sinergias generadas por el programa de inversión multifacético. A grandes rasgos, esta intervención quinquenal de USAID propone resultar en una reducción tanto del número de familias viviendo por debajo del nivel de pobreza internacional de US$1.25 por día por persona y sufriendo desnutrición así como el aumento de las tasas de finalización de estudios y capacidad de gobierno local.

Se busca estimular mayores ingresos en los hogares a través de agricultura de mayor valor, particularmente horticultura y café, y limitar las pérdidas de los ingresos mediante la diversificación en trabajo no agrícola. Además, se busca aumentar la capacidad de los productores al facilitar el acceso a los mercados y el uso más eficiente de los recursos naturales, en especial del agua. Se buscará maximizar resultados a través de un mayor enfoque geográfico y técnico, mediante la vinculación de actividades para la reducción de la pobreza como ser mejoramientos a nivel campesino con iniciativas de largo plazo de mejoramiento de servicios en educación, salud, biodiversidad, agua, energía y cambio climático. En el documento, USAID reconoce la necesidad de incorporar el enfoque de género dadas las particularidades de las restricciones que enfrentan los distintos sexos, fundamental para garantizar compromiso comunitario significativo y participación en el crecimiento económico sostenido.

Dentro de este objetivo, se establecieron tres resultados esperados intermedios. El primer resultado intermedio del programa se refiere al aumento de la resiliencia de los hogares, medido a través de la diversificación de fuentes de trabajo, aumento de los ingresos provenientes de la conservación, preservación e intensificación de la biodiversidad y prácticas mejoradas de administración de recursos naturales y mayor acceso de los hogares a fuentes energía limpias y renovables.

El segundo resultado intermedio es el aumento de los ingresos, en el que será especialmente observada la situación de los hogares con jefatura femenina. Este sub-resultado implica el mejoramiento de la productividad agrícola, medido a través de los rendimientos de la tierra, capacitación técnica de los productores, inversión en servicios financieros, participación femenina en las actividades agrícolas y activos de los hogares. También incluye dimensiones relevantes al acceso a los mercados y consolidación de la demanda de los mismos, mediante el reforzamiento de las cadenas de valor y estímulo para la organización de grupos comunitarios de productores.

El tercer resultado intermedio se refiere a la mejora del capital humano, enfocado en la niñez. Este resultado plantea objetivos que abarcan temporalmente periodos más largos que la duración en si misma de la estrategia, pero vitales para que los resultados obtenidos sean sostenibles en el largo plazo. Principalmente, este punto se enfoca en extender la educación primaria e intensificar el suministro de servicios de nutrición. Fundamental también para ello, el fortalecimiento de sistemas de administración de los servicios locales, para así asegurarse una identificación oportuna de los casos vulnerables. Entonces, las instituciones nacionales serán asistidas para aumentar paulatinamente su capacidad y ser más efectivas en la región, en muchos casos a través de la descentralización de la autoridad en gobiernos locales e institucionales.

Finalmente, el documento explica que los esfuerzos de desarrollo son más efectivos si pueden ser coordinados y extendidos, por lo que brega por la colaboración con fuentes interesadas externas e internas, a través de la participación en grupos de trabajo de los donantes, y la distribución de información con las partes interesadas. Para ello incluye en la estrategia una dimensión que contemple el monitoreo, la evaluación y el aprendizaje de las intervenciones. Esto último contempla la mejora de la calidad y oportunidad de los datos disponibles, en especial los relacionados con la línea de base, y desarrollo de indicadores para el seguimiento del desempeño de las distintas intervenciones. Cabe destacar que en este punto, IFPRI ha estado vinculado en la realización de la evaluación de la iniciativa Feed The Future.

Puede encontrar más detalle en el documento, a través de este  link.

Escrito por Florencia Paz, MTID.

Crédito de la foto:USAID