Innovaciones en políticas: Agricultura y Cambio Climático
Source: Neil Palmer (CIAT)
Share

Un reciente documento desarrollado por Investigadores de la CEPAL y CIAT analiza los avances realizados por los países de América Latina en materia de institucionalidad para la agricultura, el cambio climático y la seguridad alimentaria. El documento presenta innovaciones en la formulación de políticas y mecanismos enfocados en la gestión de riesgos climáticos y el desarrolla agrícola, así como las brechas y elementos faltantes de estas políticas que los autores consideran deberían ser mejoradas. El documento se basa en la evidencia recopilada a partir de seminarios y talleres regionales sobre agricultura y cambio climático que se han realizado en la región y en la revisión de documentos y consultas a expertos sobre los temas relevantes.

En el documento se comienza por llamar la atención acerca de los impactos del cambio climático que ya se están sintiendo en la región y por exaltar el importante papel de que tienen las políticas de adaptación y la cooperación internacional para contrarrestarlos. Seguidamente, se presenta un análisis sobre los caminos que están tomando los gobiernos de América Latina para incluir la dimensión climática en sus políticas agrícolas. Para lograr esto en la región se han creado políticas, estrategias y planes de acción en materia de cambio climático entre los que se encuentran los planes nacionales de desarrollo, las políticas sectoriales, las políticas transversales, los mecanismos de coordinación entre diferentes sectores y las iniciativas regionales de los organismos de integración.

En el caso Centroamérica, se destaca que el año 2009, Honduras ha formulado dos planes de largo plazo con el objetivo de lograr un aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, reducir al mínimo la vulnerabilidad ambiental, incluir en la matriz energética una considerable proporción de energía renovable, expandir los sistemas de riego para la producción de alimentos y la seguridad alimentaria, y construir resiliencia para que el país mejore su desempeño ante el riesgo climático. En El Salvador, se viene realizando el marco para el Plan Nacional de Cambio Climático y la Política Nacional de Adaptación al Cambio Climático para el sector Agropecuario, Forestal y Pesquero; y en Guatemala se está desplegando el Plan Estratégico de Cambio Climático del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA).

Incluidas en las políticas transversales utilizadas para el cambio climático se encuentra el desarrollo territorial rural, el ordenamiento territorial y la gestión del recurso hídrico en la agricultura. Frente a este último aspecto, en Centroamérica existen planes de manejo integral del agua tanto en Honduras como en El Salvador. En Honduras ha construido hasta el 2015 un total de 121 reservorios de agua en 20 municipios. También se están ejecutando dos proyectos de distritos de riego para complementar los 11 distritos que ya existen en el país. Por su parte, en El Salvador se ha desarrollado un distrito de riego construido con recursos donados por Corea, el cual tiene el fin de mejorar la productividad de arroz del municipio de El Porvenir para así incrementar la seguridad alimentaria de la población vulnerable de esta población.

Sobre las iniciativas regionales de los organismos de integración, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) ha desarrollado y promovido instrumentos transversales como la Estrategia Regional de Cambio Climático (ERCC); la Política Centroamericana para la Gestión Integral del Riesgo de Desastres (PCGIR); y la Estrategia Regional Ambiental Marco (ERAM), la Estrategia Regional Agroambiental y de Salud (ERAS), la Estrategia Centroamericana de Desarrollo Rural Territorial (ECADERT) y la Política Regional de Desarrollo de la Fruticultura (POR-FRUTAS).

El documento también presenta los avances en investigación, servicio de extensión y difusión de información para la mitigación y la adaptación al cambio climático en la agricultura. En materia de investigación, el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal  y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de El Salvador han elaborado investigaciones de adaptación y reducción de la vulnerabilidad. En  Guatemala, existe una Agenda Integral de mitigación y adaptación que ha estudiado temas forestales, de gestión de recursos naturales, y de construcción de capacidades y en Honduras la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria (DICTA) ha desarrollado variedades de frijol tolerantes a sequías y altas temperaturas y planes de conservación ante el cambio climático.

Para el desarrollo del servicio de extensión, los autores destacan la creación de la Red Latinoamericana de Servicios de Extensión Rural (RELASER) en 2010, que cuenta con el apoyo de Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP) y el Foro Global para los Servicios de Asesoría Rural (GFRAS por sus siglas en inglés). El objetivo de esta red es el de fortalecer la institucionalidad agropecuaria y promover el desarrollo sostenible.

Además de mencionar las diferentes políticas y acciones implementadas por los gobiernos, los autores presentan algunos requerimientos o elementos para construir una agenda de cooperación regional ante el cambio climático. Entre los elementos podemos encontrar : I) complementar las iniciativas de la Cooperación Internacional en el desarrollo de instrumentos para la agenda climática del sector agropecuario; II) fortalecer la coordinación entre agencias de cooperación para que complementen sus labores; III) prestar mayor atención al sector agropecuario en los fondos internacionales; IV) hacer una mayor inversión en investigación sobre el cambio climático; V) fortalecer marcos regulatorios e instrumentos de planificación de corto y mediano plazo; entre otros.

Los autores también recomiendan mejorar la inclusión en las agendas políticas nacionales, que puede lograrse mediante el fortalecimiento del diálogo entre la ciencia y la política; los tomadores de decisiones y los productores y sus organizaciones; la agricultura y otros sectores relevantes; y finalmente entre los organismos de cooperación internacional. A su vez, se requiere una mayor articulación de los equipos de investigación, una mayor estabilidad y continuidad de los equipos profesionales y técnicos a cargo de los temas de cambio climático, fortalecer los vínculos entre la investigación, la generación de información y su comunicación, y  mejorar la comunicación de los resultados de los modelos globales y su relación con los ambientes locales.

Para acceder al documento completo, ingrese por favor al siguiente enlace.

Crédito de la foto:Neil Palmer (CIAT)