Aprovechando las cadenas de valor para mejorar los sistemas alimentarios
Source: Flickr user: Ismael Alonso
Share

Aspectos más destacados del Capítulo 6 del Informe de Política Global de Alimentos 2016

Este artículo es una traducción del blog Harnessing value chains to improve food systems, escrito por los investigadores Summer Allen, Alan de Brauw y Aulio Gelli, el marco del Informe de Política Alimentaria Mundial 2016.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados recientemente por la ONU dan prioridad a la mejora de la nutrición y la sostenibilidad ambiental. El capítulo 6 del Informe de Política Global de Alimentos 2016 resalta la necesidad de alcanzar este objetivo mediante la adaptación de los sistemas alimentarios para apoyar una dieta nutritiva y sosteniblemente producida a través del mundo.

El aumento de los ingresos y el cambio en la demanda de alimentos están acrecentando la tensión entre los sistemas alimentarios existentes y los recursos naturales de los que dependen. Además, los actuales sistemas alimentarios no están proporcionando alimentos que favorecen la mejora de la salud y la nutrición. La desnutrición y las carencias de micronutrientes existe de forma significativa entre los pobres del mundo, pero al mismo tiempo la proporción de personas que tienen sobrepeso u obesidad está creciendo en casi todos los países. Para resolver estos problemas, se necesitan mayores esfuerzos para fomentar el consumo de alimentos nutritivos en las poblaciones no está en capacidad de pagar una dieta saludable, al tiempo que reduce la demanda de alimentos poco saludables, bajos en nutrientes y alimentos elaborados a través de las cadenas de suministro sostenibles.

El enfoque del análisis de cadena de valor examina cada paso desde la producción hasta el consumo, proporcionando un marco inclusivo para la caracterización de muchas dimensiones de un sistema alimentario, incluyendo la producción agrícola, la diversidad de la oferta y la asequibilidad de alimentos. Desplazar de la producción y consumo  hacia alimentos más sostenibles y nutritivos, requiere la comprensión de la compleja gama de factores que influencian las cadenas de valor, incluidos los que afectan a la producción agrícola, la transmisión de precios a través de la cadena, y la demanda de alimentos más sanos o más nutritivos.

Los alimentos son almacenados, distribuidos, procesados, comercializados, preparados, y consumidos en una variedad de formas que afectan su acceso, aceptabilidad y calidad nutricional. Uno o varios puntos a lo largo de la cadena de valor de los alimentos pueden prevenir que productos nutritivos no lleguen a los consumidores. Para que las dietas sean más nutritivas y sostenible, es importante entender primero las limitaciones y oportunidades específicas que enfrentan pequeños productores, organizaciones de agricultores y empresas locales, para que las intervenciones puedan apoyar políticas más eficientes que permitan la sostenibilidad y el crecimiento a largo plazo. Enfocarse en los roles de género puede también jugar un papel importante al hacer intervenciones nutritivo y sostenibles en la cadena de valor con éxito, pero la relación es compleja, dado que la participación en la agricultura comercial o actividades generadoras de ingresos no agrícolas puede dejar a las mujeres con menos tiempo para cuidar de sus hijos.

Las intervenciones en la cadena de valor se pueden dividir en cuatro categorías basadas en el perfil de la oferta y demanda por alimentos nutritivos (Figura 1). La tipología identifica los puntos de entrada donde las intervenciones de la cadena de valor alcanzarían mayores impactos nutricionales para situaciones particulares, y de manera similar se pueden utilizar para analizar los objetivos de sostenibilidad. Se señalan cuatro tipos de situaciones (A-D) que pueden ser utilizados para caracterizar las limitaciones y las oportunidades de un entorno particular:

  1. Cuando tanto la demanda y la oferta por alimentos nutritivos existe, las intervenciones deben centrarse en optimizar el flujo de nutrientes a lo largo de la cadena de valor. Esto implica maximizar la eficiencia y minimizar los residuos en la cadena existente, manteniendo o mejorando el contenido nutricional de los alimentos.
  2. Cuando existe una amplia demanda por alimentos nutritivos específicos pero la oferta es limitada - posiblemente debido a las prácticas de producción pobres, la falta de infraestructura / altos costos de transacción, o falta de confianza entre los participantes de la cadena de valor – las intervenciones deben tender a mejorar las prácticas de producción, organizan actividades de producción y de post-cosecha para aumentar la eficiencia y facilitar la expansión de las oportunidades de mercado para mejorar la oferta.
  3. Cuando tanto la oferta como la demanda de diversos alimentos son débiles, se requerirán inversiones intensivas en ambos lados de producción y de consumo. La introducción de nuevos tipos de alimentos nutritivos puede hacer frente a esta situación, pero las intervenciones deben desarrollar una fuente estable de oferta y promover la demanda del nuevo alimento.
  4. Cuando los alimentos nutritivos son ampliamente producidos pero no consumidos por las poblaciones objetivo, ya sea por costumbres o costos relativos, las intervenciones deben centrarse en cambiar las prácticas de consumo, salud y nutrición. La demanda puede ser creada directamente, por ejemplo a través de transferencias de alimentos o programas de contratación pública, tales como las comidas escolares, o indirectamente, por ejemplo, al tratar de aumentar la demanda de alimentos nutritivos a través de medios de comunicación o comunicaciones para el cambio de comportamiento (BCC).

Otras intervenciones relacionadas con la oferta pueden proporcionar aseguramiento de la calidad y mejora de los marcos regulatorios, o mejorar los flujos de información a lo largo de la cadena. Estas intervenciones tienen como objetivo mejorar el suministro mediante el aumento de la eficiencia o impulsar la demanda aumentando el conocimiento y la voluntad de los consumidores a pagar por alimentos nutritivos y seguros. El éxito es más probable cuando estas intervenciones son diseñadas bajo regulación gubernamental pero implementadas en conjunción con el sector privado.

El logro de los ODS requerirá intervenciones puntuales que mejoren la nutrición y aseguren la sostenibilidad. Una serie de cuestiones deben abordadas, incluyendo llenar los vacíos de conocimiento, la gestión de las compensaciones entre los objetivos, y la participación del sector privado en apoyo de la mejora de la alimentación y la sostenibilidad.

Las cadenas de valor proporcionan un marco único para identificar las compensaciones y complementariedades entre los objetivos de mayores ingresos, mejor nutrición y mayor sostenibilidad. El cumplimiento de los objetivos globales de la nutrición y la sostenibilidad requerirá de soluciones conjuntas que se adaptan a diversas situaciones. Es así como el análisis de la cadena de valor puede proporcionar un marco promisorio para la comprensión de las intervenciones eficaces y lograr una mejor situación sanitaria y ambiental.

Figura 1:

Fuente Figura 1: A. Gelli, C. Hawkes, J. Donovan, J. Harris, S. Allen, A. de Brauw, S. Henson, N. Johnson, J. Garrett, y D. Ryckembusch, Value Chains and Nutrition: A Framework to Support the Identification, Design, and Evaluation of Interventions, Documento de Discusión de IFPRI Nro. 1413 (Washington, DC: International Food Policy Research Institute, 2015).

Crédito de la foto:Flickr user: Ismael Alonso