Boletín de la SAN: Primer trimestre del 2016
Source: Flickr, Goyo Gil
Share

La Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe ha publicado un boletín de la seguridad alimentaria y nutricional para el primer trimestre del 2016. En este boletín se analiza el estado de la SAN y su relación con la coyuntura económica internacional, los precios de los productos básicos, la producción y el comercio agroalimentario y las políticas nacionales relacionadas con la seguridad alimentaria y nutricional.

De acuerdo al documento, el escenario económico internacional y regional continúa siendo preocupante debido a los impactos directos que pueden tener sobre la población de América Latina y el Caribe. Según las proyecciones más recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento económico mundial se ha desacelerado y se espera que llegue a un promedio de 3.2 por ciento durante el 2016. Sin embargo, este promedio esconde comportamientos muy heterogéneos ya que mientras algunos países mantienen niveles sostenibles de crecimiento, otros se están desacelerando y otros, como los países exportadores de petróleo, continúan en recesión. A nivel regional, aunque se espera que la economía presente una contracción de -0,5 por ciento durante 2016, en Mesoamérica y el Caribe se esperan crecimientos positivos.

Como consecuencia de la contracción económica regional, los niveles de desempleo y pobreza van a aumentar. De acuerdo a estimaciones de la CEPAL, se espera que la pobreza en la región aumente en cerca de siete millones de personas, llegando a los 175 millones, equivalentes al 29.2 por ciento de la población de América latina, de los cuales 75 millones de personas o el equivalente al 12,4 por ciento de la población estarían en pobreza extrema.

Respecto a las tasas de inflación alimentaria, la mayoría de países de la región presentaron menores tasas en comparación con el mismo periodo del año pasado. Honduras presentó una tasa de 1.5 por ciento, bajando 3,9 puntos; El Salvador presentó una tasa de 0.7 por ciento, presentando una disminución de 2,8 puntos; y Nicaragua presentó la mayor disminución de 6,4 puntos porcentuales, ubicándose actualmente en 3.1 por ciento. Seis países de la región tuvieron un aumento en la tasa de inflación alimentaria entre los que se incluye Guatemala, cuya inflación alimentaria aumentó en 1.8 por ciento con respecto al año pasado.

A pesar que la producción global de cereales podría experimentar una leve reducción en la actual temporada, sus niveles son elevados por lo que no se ve comprometida la disponibilidad global. A nivel regional, la producción de trigo, maíz, arroz y granos secundarios termina el 2015 siguiendo la tendencia de los últimos años y se ubica en una de las más altas producciones de la historia. Por otra parte, los pronósticos de producción de cereales en la región para el 2016 indican una leve reducción de 3 por ciento ocasionada por la menor cosecha en Argentina y Brasil. En Mesoamérica y el Caribe se espera que la producción de cereales supere las 44 millones de toneladas gracias a las excelentes cosechas de México, sin embargo, para el resto de la Subregión continúan las preocupaciones sobre los efectos de la sequía asociada al Fenómeno de El Niño.

El comercio agroalimentario de la región hacia finales del 2015 presentó una contracción de los flujos comerciales de 3.6 por ciento con respecto al 2014 debido a la caída de los precios de los productos básicos que exporta la región y a una menor demanda por los productos de exportación, lo que afecta principalmente a los países de Sudamérica. El comercio intrarregional en el 2015 también se contrajo pero en niveles mucho más significativos, ya que dicha contracción alcanzó el 17.6 por ciento, ocasionada por una menor demanda de Brasil y Chile, que representan un tercio de la demanda intrarregional.

Con el fin de garantizar la seguridad alimentaria de las poblaciones más vulnerables, los países de la región han tomado diferentes tipos de medidas de política pública. El Gobierno de El Salvador lanzó el programa “Jóvenes con Todo”, que consta de capacitaciones a jóvenes en tres municipios para promover su inclusión en el mercado laboral, y estableció el Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad (CONASAV) para velar por la gobernanza de los recursos naturales y el medio ambiente. En Honduras, el Gobierno lanzó el programa “Empleo y Oportunidades” para generar 150.000 nuevos puestos de trabajo mediante inversión pública y alianzas público-privadas, y amplió el programa “Competitividad– ComRural” que entrega aportes económicos y asistencia técnica para organizaciones de pequeños productores.

Por su parte, el gobierno peruano aumentó la cobertura de sus sistemas pensionales y presentó el “Programa de Formación Agraria y de Apoyo al Emprendimiento Juvenil en el Perú” que busca mejorar las busca mejorar las condiciones de 2.000 jóvenes productores agropecuarios. Finalmente, el Gobierno de Guatemala lanzó la “Estrategia Nacional de Prevención de la Desnutrición Crónica 2016-2020”, que busca reducir la desnutrición crónica en un 10 por ciento en los próximos 4 años. 

 

Escrito por: Juan Carlos Mora Betancourt

Crédito de la foto:Flickr, Goyo Gil