Nuevo método para priorizar préstamos
Source: Flickr: Alan Ramirez Zelaya
Share

Máximo Torero, Director de la División de Mercados, Comercio e Instituciones del IFPRI y el Investigador Senior Manuel Hernández han publicado un nuevo documento de discusión donde se diseña una tarjeta de puntuación sensible a la pobreza de dar prioridad a los préstamos y subvenciones con evidencia de América Central.

Dentro de las estrategias de desarrollo para los pequeños productores, es sumamente importante crear oportunidades de crédito. Además de microcréditos y créditos blandos, la asistencia financiera en general se provee a través de fondos competitivos para préstamos y subvenciones. Además, existe un intercambio entre sostenibilidad de los esquemas y objetivos, dado que los proyectos con objetivos en poblaciones vulnerables o pobres no son necesariamente sostenibles a largo plazo. Aparte, el uso de los algoritmos para las “tarjetas de puntuación” para poder seleccionar beneficiados como ser los instrumentos de clasificación de riesgo o modelos de puntuación de crédito  para seleccionar proyectos de desarrollo o asignación de subvenciones es todavía limitado.

Los autores así, diseñan una herramienta alternativa que combina puntuaciones de riesgo y pobreza para priorizar proyectos de desarrollo. El objetivo es ayudar a seleccionar proyectos que no tan solo capte a los pobres pero también representan un bajo riesgo y sean más probables de ser continuados una vez que la intervención se ha terminado.

Esta herramienta cuenta con dos etapas, en la primera se desarrolla una tarjeta de puntuación para estimar el riesgo potencial y sostenibilidad de los proyectos y en la segunda, a los proyectos con un riesgo reportado aceptable, se les calcula también el impacto esperado sobre la pobreza a través de un sistema de puntuación de pobreza. Para esta última se emplean diversos indicadores geográficos, de empleo y variables específicas relevantes a los objetivos de los proyectos analizados.

Para comprobar la utilidad de la herramienta, los autores implementaron un programa piloto en Centroamérica a través de un fondo de desarrollo competitivo para proyectos que busquen mejorar el bienestar de los pequeños productores en la región. Se evaluaron todos los proyectos a través del método de puntuación, y se siguieron por tres años a una muestra representativa de los beneficiarios para observar cambios en diferentes indicadores económicos. Si la herramienta fuese efectiva en pre-identificar proyectos sostenibles con un alto potencial de reducción de pobreza, se esperaría que los proyectos mejor clasificados tengan un mayor impacto económico sobre sus beneficiados que aquellos proyectos peor clasificados, haciendo que las diferencias relativas aumenten a través del tiempo. Los autores, se enfocan en cambios en el ingreso, acceso al crédito formal, y acceso a mercados locales, siempre teniendo en cuenta también los objetivos particulares del programa piloto.

El programa piloto cubrió cuatro países en la región: Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. El programa, proveería fondos a proyectos que impliquen crear o mejorar oportunidades de mercado para pequeños productores en la región, especialmente donde hayan altas tasas de pobreza. Estos proyectos, debían estar diseñados por asociaciones de los mismos productores o pequeñas empresas. La Unidad Regional de Asistencia Técnica fue la implementadora, y El Banco Interamericano de Desarrollo y la Agencia de Desarrollo de Austria proveyeron los fondos.

Se presentaron 58 proyectos y se procedió a estimar la puntuación de riesgo para cada uno de los proyectos según la metodología que toma en cuenta variables específicas relacionadas con las características de los beneficiarios directos, características de la asociación/empresa solicitante y características del proyecto en sí. Estos proyectos finalistas, fueron evaluados entonces en términos de su impacto potencial sobre la pobreza. Para ello, se emplearon indicadores relacionados específicamente con el proyecto. Estos fueron variables geográficas como ser la tasa de pobreza y el acceso al mercado, indicadores de empleo y de efecto colateral.

Combinando los resultados de las dos etapas, se ordenaron los proyectos de acuerdo a la clasificación final y se seleccionaron nueve para ser implementados: cinco en Honduras, dos en Nicaragua, uno en El Salvador y uno en Guatemala. Los beneficiarios, que estaban todos relacionados con organizaciones pre-establecidas, se dedicaban en general a actividades relacionadas con la agricultura, incluida la producción de granos básicos, frutas y vegetales, café, cacao y chocolate orgánico. Los fondos obtenidos se invirtieron en su mayoría en extensión y entrenamiento en actividades organizacionales como ser procesamiento del producto y comercialización.

Durante el proceso de evaluación, se espera que aquellos proyectos mejor clasificados sean también los que más impacto tengan sobre los objetivos de interés. Los autores no tan solo prueban esto, sino que también encuentran que las diferencias entre los mejores proyectos y los de menor rango se acrecientan a través del tiempo. Además, se valida aún más la utilidad de la herramienta propuesta dado que el último proyecto seleccionado tiene consistentemente los peores rendimientos, habiendo sido este proyecto incluido en la intervención por requisito de los donantes, sin haber cumplido con la clasificación mínima establecida por la metodología. El análisis costo beneficio demuestra también un beneficio neto por beneficiario de más de US$ 1000 después del primer año y US$ 4000 después del segundo.

Finalmente, el hecho de que el algoritmo se enriquezca con el paso del tiempo y el proyecto, y la gran adaptabilidad de la herramienta para otros tipos de contextos facilita su extensión a otros diseños de programas, hacen que esta herramienta sea de suma utilidad para los responsables de implementar políticas.

Puede encontrar más detalle sobre la metodología del trabajo en el siguiente enlace (en inglés).

Escrito por Florencia Paz, IFPRI. 

Crédito de la foto:Flickr: Alan Ramirez Zelaya