Nuevo método para priorizar préstamos
Source: Flickr: Alan Ramirez Zelaya
Share

M√°ximo Torero, Director de la Divisi√≥n de Mercados, Comercio e Instituciones del IFPRI y el Investigador Senior Manuel Hern√°ndez han publicado un nuevo documento de discusi√≥n donde se dise√Īa una tarjeta de puntuaci√≥n sensible a la pobreza de dar prioridad a los pr√©stamos y subvenciones con evidencia de Am√©rica Central.

Dentro de las estrategias de desarrollo para los peque√Īos productores, es sumamente importante crear oportunidades de cr√©dito. Adem√°s de microcr√©ditos y cr√©ditos blandos, la asistencia financiera en general se provee a trav√©s de fondos competitivos para pr√©stamos y subvenciones. Adem√°s, existe un intercambio entre sostenibilidad de los esquemas y objetivos, dado que los proyectos con objetivos en poblaciones vulnerables o pobres no son necesariamente sostenibles a largo plazo. Aparte, el uso de los algoritmos para las ‚Äútarjetas de puntuaci√≥n‚ÄĚ para poder seleccionar beneficiados como ser los instrumentos de clasificaci√≥n de riesgo o modelos de puntuaci√≥n de cr√©dito¬† para seleccionar proyectos de desarrollo o asignaci√≥n de subvenciones es todav√≠a limitado.

Los autores as√≠, dise√Īan una herramienta alternativa que combina puntuaciones de riesgo y pobreza para priorizar proyectos de desarrollo. El objetivo es ayudar a seleccionar proyectos que no tan solo capte a los pobres pero tambi√©n representan un bajo riesgo y sean m√°s probables de ser continuados una vez que la intervenci√≥n se ha terminado.

Esta herramienta cuenta con dos etapas, en la primera se desarrolla una tarjeta de puntuaci√≥n para estimar el riesgo potencial y sostenibilidad de los proyectos y en la segunda, a los proyectos con un riesgo reportado aceptable, se les calcula tambi√©n el impacto esperado sobre la pobreza a trav√©s de un sistema de puntuaci√≥n de pobreza. Para esta √ļltima se emplean diversos indicadores geogr√°ficos, de empleo y variables espec√≠ficas relevantes a los objetivos de los proyectos analizados.

Para comprobar la utilidad de la herramienta, los autores implementaron un programa piloto en Centroam√©rica a trav√©s de un fondo de desarrollo competitivo para proyectos que busquen mejorar el bienestar de los peque√Īos productores en la regi√≥n. Se evaluaron todos los proyectos a trav√©s del m√©todo de puntuaci√≥n, y se siguieron por tres a√Īos a una muestra representativa de los beneficiarios para observar cambios en diferentes indicadores econ√≥micos. Si la herramienta fuese efectiva en pre-identificar proyectos sostenibles con un alto potencial de reducci√≥n de pobreza, se esperar√≠a que los proyectos mejor clasificados tengan un mayor impacto econ√≥mico sobre sus beneficiados que aquellos proyectos peor clasificados, haciendo que las diferencias relativas aumenten a trav√©s del tiempo. Los autores, se enfocan en cambios en el ingreso, acceso al cr√©dito formal, y acceso a mercados locales, siempre teniendo en cuenta tambi√©n los objetivos particulares del programa piloto.

El programa piloto cubri√≥ cuatro pa√≠ses en la regi√≥n: Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. El programa, proveer√≠a fondos a proyectos que impliquen crear o mejorar oportunidades de mercado para peque√Īos productores en la regi√≥n, especialmente donde hayan altas tasas de pobreza. Estos proyectos, deb√≠an estar dise√Īados por asociaciones de los mismos productores o peque√Īas empresas. La Unidad Regional de Asistencia T√©cnica fue la implementadora, y El Banco Interamericano de Desarrollo y la Agencia de Desarrollo de Austria proveyeron los fondos.

Se presentaron 58 proyectos y se procedi√≥ a estimar la puntuaci√≥n de riesgo para cada uno de los proyectos seg√ļn la metodolog√≠a que toma en cuenta variables espec√≠ficas relacionadas con las caracter√≠sticas de los beneficiarios directos, caracter√≠sticas de la asociaci√≥n/empresa solicitante y caracter√≠sticas del proyecto en s√≠. Estos proyectos finalistas, fueron evaluados entonces en t√©rminos de su impacto potencial sobre la pobreza. Para ello, se emplearon indicadores relacionados espec√≠ficamente con el proyecto. Estos fueron variables geogr√°ficas como ser la tasa de pobreza y el acceso al mercado, indicadores de empleo y de efecto colateral.

Combinando los resultados de las dos etapas, se ordenaron los proyectos de acuerdo a la clasificación final y se seleccionaron nueve para ser implementados: cinco en Honduras, dos en Nicaragua, uno en El Salvador y uno en Guatemala. Los beneficiarios, que estaban todos relacionados con organizaciones pre-establecidas, se dedicaban en general a actividades relacionadas con la agricultura, incluida la producción de granos básicos, frutas y vegetales, café, cacao y chocolate orgánico. Los fondos obtenidos se invirtieron en su mayoría en extensión y entrenamiento en actividades organizacionales como ser procesamiento del producto y comercialización.

Durante el proceso de evaluaci√≥n, se espera que aquellos proyectos mejor clasificados sean tambi√©n los que m√°s impacto tengan sobre los objetivos de inter√©s. Los autores no tan solo prueban esto, sino que tambi√©n encuentran que las diferencias entre los mejores proyectos y los de menor rango se acrecientan a trav√©s del tiempo. Adem√°s, se valida a√ļn m√°s la utilidad de la herramienta propuesta dado que el √ļltimo proyecto seleccionado tiene consistentemente los peores rendimientos, habiendo sido este proyecto incluido en la intervenci√≥n por requisito de los donantes, sin haber cumplido con la clasificaci√≥n m√≠nima establecida por la metodolog√≠a. El an√°lisis costo beneficio demuestra tambi√©n un beneficio neto por beneficiario de m√°s de US$ 1000 despu√©s del primer a√Īo y US$ 4000 despu√©s del segundo.

Finalmente, el hecho de que el algoritmo se enriquezca con el paso del tiempo y el proyecto, y la gran adaptabilidad de la herramienta para otros tipos de contextos facilita su extensi√≥n a otros dise√Īos de programas, hacen que esta herramienta sea de suma utilidad para los responsables de implementar pol√≠ticas.

Puede encontrar más detalle sobre la metodología del trabajo en el siguiente enlace (en inglés).

Escrito por Florencia Paz, IFPRI. 

Crédito de la foto:Flickr: Alan Ramirez Zelaya