Estudios de caso sobre género
Source: Flickr: USAID
Share

La Organizaci√≥n de las Naciones Unidas para la Alimentaci√≥n y la Agricultura (FAO) ha presentado una recopilaci√≥n de estudios de caso sobre cadenas de valor con enfoque de g√©nero en la producci√≥n de cinco cultivos en diferentes pa√≠ses de Am√©rica Latina. Los estudios muestran las oportunidades y barreras socioecon√≥micas de los actores que participan en las cadenas haciendo √©nfasis en la igualdad de g√©nero. En cada uno de los estudios se describe el funcionamiento de la cadena de valor y se realizan recomendaciones de pol√≠tica p√ļblica con el fin de disminuir la brecha existente entre hombres y mujeres en el sector agr√≠cola.

En el documento se presentan tres estudios a nivel de pa√≠s y un estudio a nivel regional. El primer estudio a nivel de pa√≠s se centra en la producci√≥n de yuca en Belice. En este pa√≠s centroamericano se producen alrededor de 442 toneladas de yuca al a√Īo, siendo este producto importante para la seguridad alimentaria y la generaci√≥n de ingresos especialmente en el sur del pa√≠s en donde se produce el 80 por ciento de la producci√≥n nacional. El estudio identific√≥ que la mujer tiene una fuerte participaci√≥n en cada paso de la cadena de valor, incluyendo el cultivo, la transformaci√≥n, cocina u horneado y comercializaci√≥n del producto. A pesar de esto, se encontr√≥ que en general las mujeres no tienen acceso a cr√©ditos, a tecnolog√≠as de producci√≥n como molinos, carretas u otro tipo de herramientas, y adem√°s muestran menores ingresos y menores posibilidades de asistir a eventos de capacitaci√≥n debido a sus responsabilidades familiares.

Para el mejoramiento de las condiciones de la mujer en esta cadena de valor, el estudio recomienda como primera medida revisar y actualizar los programas de capacitación técnica para la elaboración de alimentos y otros productos derivados que puedan generar recursos adicionales. También recomiendan desarrollar herramientas de mercadeo y gestión empresarial con enfoque de género y promover la formalización de las agrupaciones, especialmente de mujeres, para lograr mayores facilidades de acceso a servicios financieros y no financieros.

El segundo estudio de caso describe la producción de quinua en Bolivia, en donde el Ministerio de Agricultura y la FAO llevan a cabo el proyecto Sistema Agroalimentario Integrado Quinua/ Camélidos, cuyo fin es el de mejorar la producción, transformación y comercialización de este producto. En el estudio se describen las principales normativas y políticas dirigidas a las mujeres rurales de Bolivia y se presentan los resultados del estudio de caso llevado a cabo en las localidades de San Martín y Río Grande.

En ambas localidades se encontró que existe una excesiva carga laboral para las mujeres que participan en la cadena de valor del producto. También se encontró falta de capacitación en áreas específicas y falencias en la asociatividad y toma de decisiones. Con esto en cuenta, el documento recomienda para las mujeres del sector promover la cultura organizacional y de participación para facilitarles las vías de acceso a recursos financieros y oportunidades de capacitación, participación en procesos democráticos política, y fortalecer el reconocimiento de sus tradiciones y prácticas alrededor del cultivo de la quinua.

El tercer estudio de caso analiza la cadena de valor del maíz en Guatemala. El estudio fue realizado en el departamento de Alta Verapaz y en la zona urbana de Ciudad de Guatemala y Antigua. El estudio muestra que el departamento de Alta Verapaz es uno de los más afectados por la pobreza y desigualdad, el 78 por ciento de sus habitantes es pobre y el 38 por ciento sufre de pobreza extrema.  Para el caso de las mujeres, más del 60 por ciento están bajo la línea de pobreza y un 80 por ciento bajo la línea de pobreza extrema. Por otra parte, el 65 por ciento de la población se dedica al empleo rural informal para subsistencia y el 90 por ciento de la población hace parte de un grupo étnico.

El estudio encuentra que la mujer rural de Guatemala se encuentra en una situación peor en comparación con los hombres. Existen brechas en la tenencia de la tierra (85 por ciento de los hombres frente a 15 por ciento de las mujeres), acceso a servicios financieros (14 por ciento de los hombres frente a 7 por ciento de las mujeres) y brechas en el acceso a información, equipos y maquinarias, y otros insumos de aproximadamente el 20 por ciento.

Con el fin de contrarrestar estas dificultades, el estudio sugiere fortalecer el desarrollo de indicadores que permitan identificar las brechas de género en la cadena productiva a través del uso de datos desagregados por sexo. También se sugiere implementar programas de sensibilización al personal técnico y extensionistas sobre temas de género, crear conciencia sobre el acceso, uso y control de los recursos naturales, y generar una coordinación de los gobiernos locales con los grupos de mujeres productoras y vendedoras, para priorizar acciones que estimulen la participación de las mujeres y de la juventud en las cadenas de producción.

El √ļltimo estudio de caso que se presenta en muestra diferentes experiencias de cadenas de valor con enfoque de g√©nero en Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay y Per√ļ. El estudio hace una descripci√≥n de la institucionalidad, los instrumentos y mecanismos para los derechos de las mujeres rurales y los programas de regulaci√≥n, subsidios y beneficios al sector algod√≥n. Tambi√©n muestra factores de desigualdad de g√©nero y experiencias exitosas en materia de equidad de g√©nero en el sector en las que se identifican buenas pr√°cticas de equidad.

Por √ļltimo, el documento plantea acciones dirigidas al fortalecimiento de la autonom√≠a econ√≥mica de las mujeres en el sector rural. Entre estas se pueden encontrar i) reposicionar a las mujeres en las cadenas de valor; ii) distribuir equitativamente los beneficios de la producci√≥n entre hombres y mujeres; iii) Lograr sinergias entre los distintos factores que inciden en la producci√≥n; iv) dar un empuje a procesos en marcha, con acciones que signifiquen un cambio o salto de calidad en el proceso; v) garantizar el respeto y ejercicio de los derechos humanos y laborales de las mujeres; vi) dise√Īar modelos de trabajo adaptados a la realidad de las mujeres rurales; entre otros.

 

Escrito por: Juan Carlos Mora Betancourt.

Crédito de la foto:Flickr: USAID