El progreso de los ODS en Centroamérica
Source: Flickr: Alam Ramírez Zelaya
Share

El Banco Mundial se unió a los esfuerzos para seguir la evolución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), mediante el análisis de los indicadores de desarrollo mundial en el reporte de 2016. En el reporte, se coincide con las conclusiones del Overseas Development Institute que discutimos previamente, América Latina está haciendo progresivos avances en la lucha contra el hambre y la pobreza, pero con diversos resultados a través de la región. Este documento es un esfuerzo colaborativo de agencias internacionales y organismos de estadísticas de más de 200 países. El reporte tiene relevante importancia en cuanto a la seguridad alimentaria mundial, dado que la mayoría de los ODS se relacionan con la agricultura y la nutrición de diversas formas.

En cuanto al ODS1 (eliminación de la pobreza), la región de Latinoamérica se encuentra en un paso constante de bajas tasas, pero la erradicación de la pobreza extrema para 2030 será un desafío dadas las tasas de crecimiento de los últimos 10 años. En El Salvador, según últimos datos estimados de 2013, 3.3 por ciento de su población sobrevivía con menos de 1.9 dólares diarios. Para Guatemala, los individuos sobreviviendo con menos de 1.9 dólares diarios son el 11.5 por ciento de la población para 2011, con mientras que en Honduras es del 18.9 por ciento para 2013.

Las malas noticias se reflejan al analizar los datos ingresos promedios o consumo per cápita, dependiendo de lo que haya disponible, se intenta reflejar la evolución del bienestar de la población más pobre y la población en general en un espacio de aproximadamente 5 años. En El Salvador, la tasa de crecimiento anual del bienestar del 40 por ciento más pobre de la población fue del 0.2 por ciento entre los años 2007 a 2012, en Guatemala decreció un 1.8 por ciento para 2006 - 2011, y en Honduras decrecieron un 3.2 por ciento entre 2007-2012. Las tasas de crecimiento negativas o nulas en la región, es preocupante dado que está ligado con la permanencia en la pobreza de los individuos afectados. Es por ello que en el reporte se definen como políticas necesarias al respecto aumentar los programas de protección social, para potenciar los esfuerzos de reducción en la pobreza.

En cuanto al ODS2 (hambre cero), Banco Mundial identifica que las mejorías se concentraron en América del Sur, región que pudo disminuir las tasas de desnutrición en un 75 por ciento, mientras que para Centroamérica esta reducción no llegó al 40 por ciento, donde el casi el 7 por ciento de su población se consideraba desnutrida en 2015 Al desagregar los resultados disponibles al respecto, según los últimos datos disponibles para el Banco Mundial, Guatemala reporta casi el 50 por ciento de sus niños menores de 5 años como desnutridos crónicos, en Honduras esta cifra es casi el 23 por ciento y para El Salvador más del 20 por ciento.

Para poder cumplir con las metas de abolición del hambre y tasas desnutrición en la región, desde el Banco Mundial se enfatiza la importancia de la agricultura familiar para cumplir con el ODS2. Si bien el ritmo al cual se está avanzando es promisorio y permitió cortar a la mitad las tasas de desnutrición, para poder eliminarlas, es necesaria una aceleración de los esfuerzos. Esta aceleración implica la mejora de la productividad agrícola de los productores familiares, donde se concentran el 70 por ciento de los pobres a nivel mundial. Además, la desnutrición está intrínsecamente relacionada con la disponibilidad de alimentos, por lo que promover una mejora en la producción de cereales influye directamente en el bienestar de los hogares. En IFPRI estamos desarrollando distintas investigaciones sobre cómo ayudar a los pequeños productores a mejorar su producción, distribución y eliminar pérdidas de las cosechas.

El ODS6 que cubre el acceso a agua potable y sanidad, es de especial relevancia para la región, dadas las últimas sequías que limitaron los recursos hídricos a la población. Sin embargo, el 94 por ciento de la población en El Salvador tiene acceso a fuentes mejoradas de agua,aunque todavía el 25 por ciento de su población se encuentra sin servicios de sanidad. En Guatemala, el 93 por ciento de la población tiene acceso a agua potable, y el 84 a servicios mejorados de sanidad, mientras que en Honduras estas cifras son del 91 y 83 por ciento respectivamente. El reporte enfatiza la necesidad de desarrollar nuevas formas de captación de recursos hídricos, dado que se teme que con el aumento de las sequías, la necesidad por aumentar la capacidad de riego acompañe. Cabe recordar, que recientemente hicimos una revisión de nuevas tecnologías que se están diseñando al respecto en la región con este fin.

Los ODS 12, 13 y 15, a su vez, están directamente enfocados en la adaptación al cambio climático, y por ende sumamente relacionados con la seguridad alimentaria. ODS12 se refiere a las pérdidas y residuos de alimentos, tema que hemos previamente discutido en el portal. ODS13 llama por acciones directas para la mitigación del cambio climático, principalmente bajando las emisiones de dióxido de carbono, medida que la región de Centroamérica ha promovido activamente durante la firma del COP21 en París. Al respecto ODS15, la región de Latinoamérica reporta las tasas más altas de pérdida de bosques naturales, y en específico se reporta que en El Salvador, Guatemala y Honduras, la deforestación ha crecido un promedio anual entre 2000 y 2015 de 1.35, 1.06 y 1.88 respectivamente. Es necesario entonces promover tipos de explotaciones agrícolas que a su vez beneficien la protección de los recursos naturales.

Además, en el reporte se cubren temas interrelacionados como ser la capacidad institucional, la inclusión financiera, la circulación y disponibilidad de información estadística, y la fragilidad institucional. Estos temas a menudo surgen en la discusión de estrategias de desarrollo, dado que son los cimientos del éxito de cualquier proyecto, así como la garantía de su propagación.

Para analizar los datos que facilitaron la construcción de este reporte, se puede acceder el al sitio de los indicadores del desarrollo mundial aquí, y el reporte final, en inglés, en el siguiente enlace. 

Escrito por Florencia Paz, IFPRI.

Crédito de la foto:Flickr: Alam Ramírez Zelaya