Resumen del diálogo virtual: las OSC y la Seguridad Alimentaria
Source: Flickr, USAID Guatemala
Share

El día martes 6 de diciembre de 2016 el Portal de Seguridad Alimentaria para América Central y el Caribe llevó a cabo un nuevo diálogo virtual, para discutir la visión y rol que las Organizaciones no Gubernamentales y de la Sociedad Civil (OSC) cumplen respecto a la Seguridad Alimentaria en la región.

Diferentes representantes de OSC relevantes en la región participaron del diálogo. Entre los expertos invitados, se encontraron desde el Salvador, la Lic. Daysi de Márquez El Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONASAN) y el Sr. Carlos Cotto de la Fundación REDES; de Guatemala, los Sres. Helmer Velasquez, Director de la coordinación de ONG y Cooperativas de Guatemala (CONGCOOP) y Adonay Cajas, Coordinador Técnico Acción Directa de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (FUNDESA); y desde Honduras Sr. Federico Ureña de la Federación de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo de Honduras (FOPRIDEH), así como con el Sr. José Luis Pacheco de la Asociación de Organismos No Gubernamentales (ASONOG). A estos se les unieron desde el IFPRI, los Dres. Summer Allen, Manuel Hernández y Francisco Olivet, además de otros participantes.

El evento se organizó alrededor de cuatro componentes principales para reflejar la situación de las OSC en cuanto a su trabajo en Seguridad Alimentaria: incentivos y facilidades para la operación, acciones principales implementadas a nivel país, avances observados y necesidades a abordar a futuro.

En la región, las OSC cubren espacios faltantes en el gobierno para representar los intereses de la población vulnerable, mediante la canalización de la transferencia de tecnología, generación y adopción de buenas prácticas. Las OSC cumplen un rol central en la organización, funcionalidad y fortalecimiento de las mesas SAN y políticas municipales respectivas, estando altamente vinculadas con las comunidades objetivo. Esto se debe a que las políticas regionales de la Alianza del Triángulo Norte están orientadas hacia la agro-exportación como estrategia de bienestar, relegando las políticas SAN en sí a un segundo plano, a través de la articulación con cadenas de valor campesinas. Por su parte, si bien en los países del Triángulo Norte existe un marco legal que facilita la creación y operación de las OSC en diferentes modalidades, el trabajo que realizan en cada país está alineado e influenciado por incentivos nacionales (fiscales, descentralización de servicios, normas legales, etc.).

En el Salvador, existe una política de participación ciudadana que incentiva la participación de organizaciones sociales en los distintos progresos, desde la planificación, contraloría social, hasta el monitoreo y evaluación de acciones. El gobierno brinda así un lugar para que las organizaciones sociales se involucren en distintos temas previamente mencionados. Esto existe a nivel Nacional, Municipal y Departamental. Sin embargo, las oportunidades están disponibles en los procesos originados en los ramos del poder ejecutivo, y más limitados en lo legislativo.

Por su parte, aunque en Guatemala falten fondos públicos para apoyo de financiero a las OSC, las mismas se encuentran activas en el país abordando la problemática de la alta desnutrición de la población. Las OSC tienen la posibilidad de participar en Instancia de Participación y Consulta de la Sociedad Civil (INCOPAS), que, aunque es de carácter consultivo, facilita la construcción de perspectivas sobre Seguridad Alimentaria para llevar al Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Guatemala, organismo coordinado por el Vicepresidente del país. Las OSC en Guatemala se encuentran enfocadas en realizar estudios y propuestas de política de producción de alimentos, con especial interés en el cambio de uso de los suelos, preservación de los recursos hídricos, y la búsqueda de mayor inversión pública en el campo.

En Honduras, los procesos de Presupuestación Municipal Participativa consisten en un espacio de incidencia muy útil para priorizar la inversión local hacia la SAN. Sin embargo preocupa que, al no haber una agenda de visión compartida, las OSC no están organizadas o articuladas, por lo que las acciones son coyunturales y responden a temas de gestión local. Así, temas estructurales como ser el acceso a tierra y crédito o incentivos productivos para pequeños agricultores no son abordados sistemáticamente por las OSC.

En cuanto a las acciones implementadas y resultados obtenidos en cada país, en El Salvador se destaca la inclusión s OSC en la formulación de las últimas leyes de la SAN, así como la constitución de la Mesa por la Soberanía Alimentaria (MSA) y Grupo de Diálogo Rural, el Comité de Agricultura Familiar. Estos últimos, pujan por la promoción de la producción agroecológica y la alimentación sana desde el ámbito familiar, comunal y escolar.

En Guatemala, los expertos coinciden que la problemática de la desnutrición crónica y el seguimiento del hambre estacional han concentrado los esfuerzos. Una vez implementada la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica, priorizará, además, la atención primaria de salud, los cambios de comportamientos, iniciativas de agua y saneamiento y la generación de ingresos. Los avances son lentos, y preocupa especialmente la situación del Corredor Seco, donde la desnutrición aguda está apareciendo por primera vez en ciertas partes de la mano de la pobreza.

En Honduras, existen puntualmente tres instancias de avances de la SAN en materia de políticas públicas: la Política de SAN de Largo Plazo en Honduras de 2006; la Estrategia Nacional de SAN 2010-2022 de 2010 y la Ley de SAN de 2011. Esta última generó el Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SINASAN), que incorpora sistemas de contralor y monitoreo. Además, en 2012 a nivel regional se estableció a través del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) el instrumento Política de Seguridad Alimentaria y Nutricional Centroamérica y República Dominicana 2012-2032. Las Estrategia SAN Y Política SAN están en proceso de revisión y actualización, dado que incluían metas que vencieron en 2015, aunque el proceso no incluye la participación de las OSC. También se generó el espacio de Voz para El Cambio, que reúne, a una serie de OSC para unir esfuerzos para incidir en el diseño y formulación de políticas SAN. Finalmente, los expertos han podido delinear las acciones pendientes a futuro. En general, es necesario invertir en esfuerzos de monitoreo y evaluación, así como una estructura institucional con reglas claras y transparentes para asegurarse la eficiencia y eficacia de los programas implementados. Otro pilar fundamental para el éxito de una política de desarrollo de la SAN es cultivar recursos humanos en la región en los temas de la SAN.

En El Salvador, se buscará fortalecer del diálogo con y entre las OSC, así como la formalización de la participación ciudadana. De forma más específica, se espera la aprobación de la Ley de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SSAN), cuyo anteproyecto se presentó en 2013. Este, aborda temas clave como institucionalidad, participación ciudadana, producción, mercados locales, agroecología, semillas, insumos, atención especial a las mujeres, niñez y población vulnerable, y asistencia alimentaria ante emergencias, entre otros. Dentro de la CONASAN misma, expertos solicitaron mayor representación de grupos indígenas, mujeres rurales, y asociaciones rurales.

La lucha por la desnutrición en Guatemala, debe también incluir la promoción de la producción de alimentos desde las políticas públicas, no tan solo la asistencia alimentaria.. Esto implica también invertir en la agricultura familiar y promover el cultivo de alimentos para la comunidad local, generando incentivos a pequeños productores a través de políticas de riego, post-cosecha e infraestructura productiva. Además, es clave analizar la posibilidad de reformar las leyes de SAN para lograr una mayor efectividad de la INCOPAS y las OSC, así como la inclusión de un equipo técnico multidisciplinario dentro de la INCOPAS para mejorar la calidad de la toma de decisiones.

En Honduras, un proyecto futuro es mejorar la articulación del tejido social a nivel local y así elevarlo al plan nacional para poder construir un Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional inclusivo, donde la población tenga una participación activa en la construcción de sus propias políticas públicas.

En resumen, los expertos coincidieron en general en la necesidad por garantizar institucionalmente la participación de la Sociedad Civil en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas orientadas hacia la SAN. También resaltaron la importancia de invertir en pequeños productores y la agricultura familiar como estrategia de protección de la Seguridad Alimentaria y Nutricional.  

El resumen completo esta disponible aquí.

Escrito por Florencia Paz.

Crédito de la foto:Flickr, USAID Guatemala