Aplicación de pronósticos climáticos a marzo de 2017
Source: Flickr: Globovisión
Share

Se realizó en San Salvador en el mes de noviembre el Foro Regional de Aplicación de los Pronósticos Climáticos a la Seguridad Alimentaria y Nutricional. En este evento, especialistas de diferentes instituciones del SICA, Gobierno, y ONG, analizaron las perspectivas para el periodo comprendido entre diciembre 2016 – marzo 2017 y los impactos del clima sobre diferentes sectores a nivel de país. A partir de este evento, se generó un informe que reúne consecuencias esperadas, acciones y recomendaciones propuestas para todos los sectores analizados, así como recomendaciones generales para los países y la región Centroamericana.

Al mismo tiempo y también en San Salvador, se realizó el Foro del Clima de América Central en donde se consideraron pronósticos de temperaturas de la superficie de los Océanos Pacífico y Atlántico, índices Océano-atmosféricos, predicciones climáticas estacionales, probabilidades de escenarios de lluvia y predicciones estacionales de los empujes fríos.

En Guatemala, para el periodo diciembre 2016 hasta marzo 2017, se esperan lluvias por arriba de lo normal en las regiones Norte y Franja Transversal del Norte y Caribe, mientras que para las regiones Centro y Sur, se espera que se presenten lluvias normales. En cuanto a frentes fríos, se prevé una temporada normal. También se espera la aparición de heladas meteorológicas en los altiplanos Central Occidental que podrían intensificarse a inicios del siguiente año.

En El Salvador, se prevén lluvias con intensidades normales con una tendencia por encima del promedio. Se esperan aumentos de vientos nortes, y temperaturas ligeramente inferiores a las normales, siendo febrero el mes más frio entre diciembre 2016 y marzo 2017. Para Honduras, se esperan igualmente entre lo normales para la temporada seca, aunque en el mes de enero los acumulados de precipitación podrían estar por arriba del promedio. En cuanto a temperatura, esta podría estar por encima de lo normal, ocasionando condiciones ligeramente más cálidas en la mayoría del territorio.

Para el sector de la agricultura y el café en Centroamérica, se menciona que esta época está determinada por el patrón invernal que propicia la llegada de frentes fríos que podrían afectar la floración de algunos cultivos frutales. Se resalta el hecho de que la afectación por la plaga de la roya para el cultivo del café no ha sido tan intensa como en años anteriores gracias a una apropiada asistencia técnica y por menores niveles de lluvia en áreas vulnerables a la plaga.

Respecto a la precipitación pluvial, se menciona que el corredor central de Centroamérica presenta condiciones normales propias a la época seca de la región, mientras que en algunas zonas en Guatemala y el centro de Honduras podría presentarse lluvias por encima de lo normal, lo que contribuiría a la perdida de humedad relacionada con el fenómeno de El Niño que se manifestó en el tercer trimestre de 2016.

A nivel de país, se prevé que tanto en Guatemala como en El Salvador se podrían presentar varios episodios de vientos y heladas meteorológicas que podrían dañar los cultivos y la infraestructura. Además, en ambos países se puede esperar una disminución de las reservas de agua subterránea, teniendo en cuenta los pasados niveles de pluviosidad que se presentaron. Por su parte, en Honduras podrían esperarse condiciones favorables para la producción del café y otros cultivos, ya que no se prevén extremos ni bajos ni altos de temperaturas.

Frente a estos impactos, los participantes del foro recomendaron tener en cuenta el abordaje de los frentes fríos y actividad ciclónica sobre los cultivos ubicados en las partes altas de la cadena montañosa de la región centroamericana. Se recomienda también prestar atención al comportamiento del gorgojo del pino, el cual ha afectado los bosques de la región, y también se recomienda la realización de foros nacionales con el fin de profundizar en el análisis de las perspectivas climáticas.

Del mismo modo, se recomienda aplicar las medidas de vigilancia epidemiológicas en áreas de riesgo de plagas, desarrollar procesos adecuados de labranza y fertilización del suelo, y aumentar la aplicación de medidas de control biológico de plagas. En términos de inocuidad de alimentos, se recomienda aplicar buenas prácticas de producción y manufactura colocando especial atención al uso del agua y al monitoreo de residuos tóxicos.

En salud y nutrición, se espera en las zonas con bajas temperaturas incrementos de gripa y enfermedades relacionadas sobre todo en niños. Se recomienda entonces no descuidar la vigilancia sanitaria para el control de enfermedades y continuar trabajando para prevenir la malnutrición y desnutrición, especialmente en los municipios del Corredor Seco Centroamericano.

Por último, para el sector de agua y saneamiento se identificó en El Salvador un fuerte impacto en la disponibilidad de agua potable debido al déficit de lluvia que se presentaron a lo largo del año. En Honduras no se espera un impacto significativo y por el contrario las represas de agua llegaron a buenas capacidades gracias a las lluvias que se presentaron, por lo que se puede esperar pocos inconvenientes en el abastecimiento del agua potable hasta mayo. Por su parte, en Guatemala se menciona una recuperación en las lluvias por lo que no se esperarían problemas en la disponibilidad de agua para consumo humano.

 

Escrito por: Juan Carlos Mora Betancourt.

Crédito de la foto:Flickr: Globovisión