Efectos de la proximidad al mercado
Source: CIAT
Share

Dentro de los principales contribuyentes de los precios de los productos primarios se encuentra el costo del transporte. En el mercado los precios percibidos por los productores tienden a igualarse independientemente de la distancia o tiempo recorrida por lo que el costo termina siendo absorbido por los productores.  Esto tiene un impacto considerable en el bienestar de los mismos, en especial a los pequeños que trabajan con un margen restringido. Esto precisamente analiza un trabajo publicado en la revista Agricultural Economics, mediante el estudio de la influencia en los precios de los productores de frijol de la proximidad a los mercados en Nicaragua.

Investigaciones previas han permitido establecer que áreas que están más aisladas geográficamente tienden también a estar menos integradas con los mercados nacionales e internacionales, por lo que los costos de transporte determinan de gran forma la participación al mercado de los productores en los países en desarrollo, y por ende su bienestar. En los últimos años, se ha prestado especial atención en invertir en proyectos de infraestructura, como ser la mejora de los caminos rurales. Para poder reforzar los beneficios de este tipo de inversiones, los autores buscaron cuantificar la desventaja de la distancia a través de un modelo de precios hedónicos.

Se seleccionó Nicaragua dado que la productividad del sector del frijol se encuentra desde hace 20 años estancada y existen limitaciones a la expansión de la tierra cultivable. Además, en el país los costos de transporte son especialmente altos, llegando a representar el 50 por ciento de los costos de flete total hacia los Estados Unidos. Estos valores limitan la capacidad de participación a ciertos mercados por parte de pequeños productores que tienen márgenes de ingresos más restringidos.

En sí, la producción de frijoles es una fuente de ingresos principal para los pequeños productores, y en especial, alrededor de la mitad de los productores de frijol cultivan menos de 7 hectáreas. La integración al mercado internacional es aún limitada, en promedio se exporta el 30 por ciento de la producción, principalmente a otros países centroamericanos. Se producen ambos tipos de frijol, rojo y negro, con el rojo destinado para el mercado centroamericano, y el negro exportándose principalmente a Venezuela.

En Nicaragua existen distintos canales a través de los cuales se traslada el frijol entre consumidores y productores. Los compradores directos al productor pueden ser 5: el mercado local, intermediarios, cooperativas, compañías privadas y compañías agroexportadoras. Para llegar al mercado local, los productores suelen trasladarse en transporte público, donde venden al consumidor final, o intermediarios que realizan acopio para llevar el producto a grandes ciudades, como ser Managua. Los productores pueden también llevar su producto a los poblados cercanos, donde pueden encontrar las cooperativas, empresas privadas y de exportación. Es así que no importa cómo decidan comerciar el frijol, los productores dependen enormemente del estado de los caminos, y es de esperar que su bienestar esté entonces estar relacionado con la proximidad a los mercados y centros de población.

Dado que los precios observados son para el productor predeterminados, el beneficio percibido va a depender directamente de los costos incurridos. Por ende, mientras más tiempo y distancia deba recorrer, menores serán sus ingresos. El modelo hedónico empleado para cuantificar este efecto permite descomponer los precios de mercado observados en componentes basados en las características de los bienes intercambiados.

En el modelo incluyen tanto kilómetros recorridos, así como tiempo gastado, tipo de mercado donde se vendió, tipo de frijol, género del productor, tipo mercado final al que se destinó (donde fue comercializado por compañías privadas, intermediarios, cooperativas o exportadores). Se incluyeron 3893 productores, donde cada uno había vendido por lo menos una vez frijoles en los últimos 5 años, aunque en promedio lo hicieron 3 veces. El programa de donde se seleccionaron los participantes tuvo en cuenta a aquellos que tuviesen menos de 10 hectáreas, con baja productividad y poco acceso a insumos y tecnología productiva. Existe un rango bastante amplio en la distancia recorrida por los productores hasta los mercados centrales, entre 82 a 284 kilómetros, lo que permite estimar los costos con cierta confianza.

Los autores encuentran que las mujeres recién precios dos por ciento menor que los hombres. Además, el frijol rojo percibe precios entre un 12 y 13 por ciento mayor al frijol negro y hay discriminación de precios tanto por calidad, así como por volumen de producto vendido. En cuanto a los costos de transporte, calculan que, por cada minuto extra de viaje, el precio a la puerta de la granja se reduce en 2.6 centavos por quintal. Esto significa, que, si el tiempo de viaje se pudiese reducir en una cuarta parte, los ingresos de los pequeños productores aumentarían entre 25 y 110 dólares.

Como corolario, este tipo de análisis refleja la importancia de invertir en infraestructura, con efectos concretos para los pequeños productores. Los productores incluidos en el estudio también producen otros cultivos, como ser vegetales frescos y frutos, que son aún más sensibles a prolongados tiempos y distancias de transporte.

Escrito por Florencia Paz. 

Crédito de la foto:CIAT